lunes, 7 de enero de 2008

como detectar a un drogadicto

FAMILIA Y ADICCIÓN:

Un gran amigo y rector de una prestigiosa universidad colombiana al referirse a la droga decía: "la droga es como un ladrón en la oscuridad de la noche, entra por la puerta de atrás y nos arrebata lo más preciado que tenemos, nuestros hijos", y esto es real, cuando rehabilitamos jóvenes que han llegado a la adicción nos percatamos que generalmente es el miembro de la familia más sensible y vulnerable de todos, se envuelve en una piel de lobo, pero en realidad es la oveja de la fábula. No tiene mucho sentido buscar culpables, los padres se culpan por lo mal que lo han hecho, los hermanos mantienen malas relaciones, etc. pero ya no es el momento de perder tiempo en esto, lo importante es buscar una solución en conjunto, sin desesperarse. A continuación hemos querido dar una serie de información que puede ser útil si sospecha o ya sabe que alguno de sus hijos consume drogas y puede estar a riesgo de llegar a una adicción severa.

¿Como detectar a un joven que consume drogas?

ATENCIÓN PADRES: Es muy importante tener en cuenta que muchos jóvenes presentan algunas de las características abajo enunciadas sin por ello ser consumidores de drogas, ya que muchas de ellas son propias de la adolescencia. Sin embargo si reúne gran cantidad o todas ellas, lo mejor sería consultar a un especialista ya que hay altas probabilidades de que sí esté consumiendo sustancias psicotrópicas.


- Cambio de amistades: Los jóvenes que comienzan a consumir generalmente cambian a los amigos que siempre han tenido, por otros que consumen ya que ahora hace parte de este nuevo entorno.

- Síndrome amotivacional: Esto es el típico "no estoy ni ahí con nada", el joven no encuentra motivación en ninguna actividad de las tradicionales o de las que siempre ha compartido con su familia, comienza a aislarse de su grupo familiar.

- Cambio de costumbres: Generalmente los jóvenes cambian sus hábitos, esto como consecuencia de sus nuevas amistades y "actividades", por lo que este punto se vuelve trascendental en detectar el inicio del consumo.

- Descuido personal: Generalmente los jóvenes que consumen sustancias descuidan su vestimenta y muchas veces son menos preocupados por su aseo personal.

- Salidas permanentes del hogar: Los jóvenes necesitan salir a compartir con sus nuevos amigos de "carrete", y a abastecerse de drogas por lo que comienza una suerte de salidas misteriosas y a horas que antes no eran comunes, el joven comienza a mentir con relación a sus actividades o simplemente a no comunicar que hace.

- Cambios en la personalidad: Dependiendo del tipo de drogas consumidas se producen diferentes cambios en su personalidad, ya que algunas de estas son depresoras y otras estimulantes del Sistema Nervioso Central, por lo que según el tipo de sustancia puede pasar de momentos de depresión a situaciones de euforia, además de esto puede darse la angustia por la falta de sustancia o la manifestación descontrolada de algún sentimiento guardado y que aflora al estar bajo la ingesta de la droga.

- Ausencia escolar: Este es un buen termómetro de medida del inicio de consumo de sustancias, ya que los jóvenes comienzan a "hacer la cimarra" y a tener reiteradas ausencias del establecimiento educacional, en muchas oportunidades los padres ni siquiera desconfían ya que son ellos mismos quienes dejan a su hijo en la puerta del colegio o liceo, pero una vez que se van los jóvenes se las ingenian para no entrar, o a veces no entran a determinadas clases que no son de su agrado, por esto es recomendable que los padres se interesen por la situación de asistencia escolar de sus hijos.

- Desaparición de objetos: Es común que en la casa de un joven que comienza a usar drogas comiencen a desaparecerse pequeños objetos, al inicio ni siquiera de tanto valor económico, otras veces inventan que los asaltaron y les robaron parkas, zapatillas, u objetos de valor. Esto es lógico si consideramos que las drogas no son gratuitas y que producen tolerancia, esto quiere decir que de a poco van necesitando de dosis cada vez más altas para lograr el mismo efecto.

- Pupilas contraídas o dilatadas, ojos enrojecidos y/o pequeños, congestión nasal, etc.: Estas son algunas de las manifestaciones visibles que pueden darnos indicios de consumo de sustancias, ya que con el uso de ciertos estimulantes hay contracción pupilar y sudoración de manos. Con la marihuana se enrojecen los ojos, pero los jóvenes son hábiles y usan descongestionantes oftálmicos por lo que también el frecuente uso de estos elementos debe hacernos sospechar. Irritación nasal en el caso de inhalación de ciertas sustancias como la cocaína y "chicota".

- Alteraciones en el apetito, peso corporal o sueño: Este es otro de los aspectos importantes para una detección precoz, a pesar que hay que tener en cuenta que los adolescentes son voraces y comen en demasía, pero el comer mucho puede ser resultado del consumo de marihuana la que entre sus efectos abre el apetito, sin necesariamente subir de peso. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas, además de su olor característico, produce aumento de peso por el gran aporte calórico que significa el alcohol mismo. La cocaína y anfetaminas en cambio son anorexígenos, esto quiere decir que quitan la sensación de hambre, por lo que normalmente el joven baja de peso, un caso más extremo de baja de peso importante lo presenta el consumo de Pasta Base de Cocaína. El sueño también se ve alterado ya que por lo general el consumidor de drogas duerme mal o no duerme, también sucede que cambia los días por las noches invirtiendo los ciclos normales de sueño vigilia.


Pasos a seguir si su hijo ya consume drogas

1.- No se desespere ni paralice. Demuéstrele que esta dispuesto a asumir el problema.
2.- No le oculte su malestar ni su sentimiento de frustración. Avísele que buscará ayuda.
3.- No oculte la realidad al resto de la familia.
4.- Anímese a "abrir el juego"
5.- No busque culpables dentro ni fuera de la familia, no sirve de nada.
6.- No trate a su hijo como a un "enfermito".
7.- Establezca límites con él acerca de porqué consume.
8.- Ahora se trata de hacer, no de discutir.
9.- No se victimice ni culpabilice, por el contrario muéstrese capaz y decidido a enfrentar el problema.
10.- Busque ayuda especializada urgente.
11.- Recuerde, ¡¡¡el tiempo es vida!!!.


La importancia de ser Padres

1.- No es fácil ser Padres en la época actual.
2.- Nuestros hijos se encuentran viviendo en un mundo desconocido para nosotros.
3.- Los peligros a los que en nuestra adolescencia nos exponíamos no tienen
aparentemente nada que ver con los riesgos que nuestros hijos tienen delante.
4.- Estos peligros nos paralizan y nos despiertan tales temores que corremos el riesgo
de negar la realidad y "poner la cabeza bajo la tierra para no ver lo que les podría
pasar (o ya les pasa) a nuestros hijos.
5.- La drogadicción es uno de estos peligros, ante los cuales los padres muchas veces
no sabemos que hacer. Nos invade una sensación de impotencia, y corremos el
riesgo de volvernos sumamente rígidos o totalmente permisivos.
6.- Sin embargo, nuestros hijos necesitan de padres activos y valientes, que sepan
orientar, que entiendan de las amenazas que asechan a las generaciones jóvenes
7.- Padres que saben ser Padres serán la barrera infranqueable entre la droga y sus hijos.

 


Los padres deben procurar:

1.- Ser un ejemplo de vida para sus hijos en la familia cumpliendo las normas que a
ellos les exigimos.
2.- Evitar en lo posible el uso y abuso de alcohol, tabaco, psicofármacos, y de
medicamentos innecesarios.
3.- Crear y mantener espacios de diálogos y comunicación familiar.
4.- Promover la expresión verbal y corporal de afectos y emociones.
5.- Instalar hábitos adecuados en la vida familiar: higiene, trabajo, disciplina, horarios
de estudio, etc.
6.- Conocer y relacionarse con los amigos de sus hijos, o tomar contacto con sus
padres.
7.- Proponer y planificar el tiempo de ocio, para que resulte gratificante : deporte,
diversión, paseos, vacaciones.
8.- Mantener como padres una actitud coherente, firme, y solidaria, para que los hijos
experimenten el acuerdo entre los padres, aún si estos son separados.
9.- No rehusar el poner límites a los hijos si estamos convencidos de que esos límites
favorecen la protección y sano crecimiento de ellos.
10.- No hacer por ellos lo que ya pueden hacer por sí mismos.
11.- Estar Alertas !!!

 fuente www.drogas.cl  
Para otros articulos relacionados con el tema, pincha la etiqueta de problematicas sociales en este blog

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario