viernes, 25 de enero de 2008

como hacer un testamento (II)

 Que sucede si nio hay un testamento 

Son llamados a la sucesión intestada:

? Los descendientes del difunto
? Sus ascendientes,
? El cónyuge sobreviviente,
? Sus colaterales,
? El adoptado
? El Fisco.

Se sucede abintestato, ya por derecho personal, ya por derecho de representación.


La representación es una ficción legal en que se supone que una persona tiene el lugar y por consiguiente el grado de parentesco y los derechos hereditarios que
tendría su padre o madre, si éste o ésta no quisiese o no pudiese suceder.

Se puede representar a un padre o madre que, si hubiese querido o podido suceder, habría sucedido por derecho de representación.

Los que suceden por representación heredan en todos casos por estirpes, es decir, que cualquiera que sea el número de los hijos que representan al padre o madre, toman entre todos y por iguales partes la porción que hubiera cabido al padre o madre representado.

Los que no suceden por representación suceden por cabezas, esto es, toman entre todos y por iguales partes la porción a que la ley los llama; a menos que la misma ley establezca otra división diferente.

Se puede representar al ascendiente cuya herencia se ha repudiado.

Se puede asimismo representar al incapaz, al indigno, al desheredado, y al que repudió la herencia del difunto.

Los hijos excluyen a todos los otros herederos, a menos que hubiere también cónyuge sobreviviente, caso en el cual éste concurrirá con aquéllos.

El cónyuge sobreviviente recibirá una porción que, por regla general, será equivalente al doble de lo que por legítima rigorosa o efectiva corresponda a cada hijo. El concepto de legítima rigorosa o efectiva se explicará más abajo

Si hubiere sólo un hijo, la cuota del cónyuge será igual a la legítima rigorosa o efectiva de ese hijo. Pero en ningún caso la porción que corresponda al cónyuge bajará de la cuarta parte de la herencia, o de la cuarta parte de la mitad legitimaria en su caso.

Correspondiendo al cónyuge sobreviviente la cuarta parte de la herencia o de la mitad legitimaria, el resto se dividirá entre los hijos por partes iguales.


Si el difunto no ha dejado hijos, le sucederán el cónyuge sobreviviente y sus ascendientes de grado más próximo.

En este caso, la herencia se dividirá en tres partes, dos para el cónyuge y una para los ascendientes.

A falta de éstos, llevará todos los bienes el cónyuge, y, a falta de cónyuge, los ascendientes.
Habiendo un solo ascendiente en el grado más próximo, sucederá éste en todos los bienes, o en toda la porción hereditaria de los ascendientes.


Si el difunto no hubiere dejado descendientes, ni ascendientes, ni cónyuge, le sucederán sus hermanos.

Entre los hermanos se comprenderá aun los que solamente lo sean por parte de
padre o de madre; pero la porción del hermano paterno o materno será la mitad de la porción del hermano carnal.

A falta de descendientes, ascendientes, cónyuge y hermanos, sucederán al difunto los otros colaterales de grado más próximo, sean de simple o doble conjunción, hasta el sexto grado inclusive.

Los colaterales de simple conjunción, esto es, los  que sólo son parientes del difunto por parte de padre o por parte de madre, tendrán derecho a la mitad de la
porción de los colaterales de doble conjunción, esto es, los que a la vez son parientes del difunto por parte de padre y por parte de madre. El colateral o los
colaterales del grado más próximo excluirán siempre a los otros.

El cónyuge separado judicialmente, que hubiere dado motivo a la separación por su culpa, no tendrá parte alguna en la herencia abintestato de su mujer o marido.

Tampoco sucederán sin testamento  los padres del causante si la paternidad o maternidad ha sido determinada judicialmente contra su oposición

Aplicaciones desde el trabajo social:


Desde el ejercicio práctico de nuestra profesión, es posible efectuar la aplicación práctica en la orientación a familias sin asesoría legal

Como por ejemplo: si los bienes suman 12, y hay dos hijos, a cada hijo le corresponden 3 y al conyuge 6, que es el doble de cada hijo y que equivale a la mitad de la herencia en este caso

Ahora bien, si en este mismo ejemplo hubieran 4 hijos, a cada hijo le corresponderia 2 y al conyuge 4, que seria el doble de lo que le corresponde a cada hijo, y que equivale a la tercera parte de la herencia

Pero si hubieran 10 hijos, a cada hijo le correspondería 1 y al conyuge 2, que sería el doble de lo que corresponderia a cada hijo, pero como esta cantidad es menor a la cuarta parte de la herencia, al conyuge se le garantiza la cuerta parte, por lo que le tocan 3 y a cada hijo 0,9 (9 dividido en 10 partes iguales)

Otro caso práctico puede darse en el caso de una mujer  que sufre  de violencia intrafamiliar y que tenga algunos bienes.  La recomendación en este caso sería el divorcio o la separación judicial.

Otro caso puede ser el de una madre soltera que tuvo que someter al hijo a un examen de Adn porque el padre se negaba a reconocerlo aduciendo que no era suyo, en el supuesto caso que esta madre no quisiera postular a un subsidio para una propiedad que en el futuro heredaría su hijo. La recomendación en este caso es que postule tranquila.

sencillo manual para crear tu radio por internet de manera totalmente gratuita www.creaturadio.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario