martes, 8 de enero de 2008

como mejorar el abiente laboral

A modo de introducción
Cuando trabajaba para una empresa consultora del sector del vídeo, observé un interesante fenómeno de motivación. Acabábamos de instalarnos en unas nuevas oficinas, cuando el dueño anunció que iba a hacer algunas obras para añadirle interés visual al lugar. Dijo que cada uno podía elegir el cuadro que quisiera para colgar en su despacho. Trajo un enorme catálogo de arte de una tienda de marcos para que pudiésemos elegir. La empresa pagaría el marco para cada cuadro.
Durante semanas elegimos nuestros cuadros y los marcos que iban con ellos. Luego, esperamos ansiosamente a que los marcos estuviesen listos. Por fin llegaron todos los cuadros, y fueron colgados. Quedaban estupendos. Aunque el arte pronto dejó de ser el tema de conversación en la cafetería, le dio a la oficina el interés y colorido que le hacían falta, y cada despacho consiguió un aspecto personalizado que reforzaba la atmósfera creativa. A las personas les hizo sentir que eran una parte real de la empresa, y a todos nos apetecía un poco más ir al trabajo por las mañanas.
En resumen.- Así pues, si busca una forma de motivar a sus empleados, considere que convertir el lugar de trabajo en un entorno más atractivo podría favorecer un mayor rendimiento.
Entender las cosas que motivan y las que no
Frederick Herzberg, un estudioso de la personalidad y la motivación, llevó a cabo una investigación fascinante, de la que surgió el concepto de factores de mantenimiento en el trabajo. Herzberg pidió a miles de personas que hablasen de los momentos en los que se sentían bien en el trabajo y de aquellos en los que se sentían mal.
De ese estudio surgieron dos listados: una lista de aquello que satisface a las personas y otra de lo que les disgusta. Se podría pensar que esas listas están formadas por opuestos: lo que satisface a una persona sería la posibilidad de una mejora y lo que le disgusta sería la falta de dicha oportunidad. Pero ése no fue el resultado. De hecho, casi no había elementos que se pudiesen emparejar.
Veamos los seis primeros elementos de cada lista:
-Cosas que satisfacen: realización, reconocimiento, el trabajo mismo, responsabilidad, progresión, crecimiento.
-Cosas que disgustan: política y administración de la empresa, supervisión, relaciones con el supervisor, condiciones de trabajo, relaciones con los iguales, relaciones con los subordinados.
La conclusión a la que llegó Herzberg con estas informaciones fue la siguiente: lo que se necesita para motivar a un empleado es diferente de lo que se necesita para conseguir un lugar de trabajo libre de quejas. Aunque el hecho de proporcionar unas agradables condiciones de trabajo puede evitar que las personas se sientan a disgusto, este beneficio no tiene por qué convertirse en fuente completa de satisfacción. Más importante aún: puede que el hecho de rendir o de superarse no constituya un factor motivador para los empleados.
Escuche a las personas de su oficina. Seguramente observará que se quejan, en su mayor parte, por las plazas de aparcamiento, la calidad del café o la temperatura. Resuelva esos problemas y evitará que sus empleados se amotinen, pero no tendrá un grupo de trabajo motivado. ¿Merece la pena ocuparse del tema del café? Sí, uno de mejor calidad no afectará al rendimiento, pero su interés por escuchar y actuar en consecuencia tendrá un significado para sus empleados
Diseñar un espacio laboral interesante
Como puede verse, este capítulo trata de la otra cara de la motivación: la desmotivación Eliminar aquello que desmotiva a las personas puede que nos las motive, pero le ayudará a superar las quejas menores acerca de la mala iluminación y la falta de sitios para aparcar, y averiguar lo que de verdad motiva a las personas, como la progresión en el trabajo y la evolución.
A la hora de eliminar los factores desmotivadores, se puede empezar por el aspecto general del lugar de trabajo. A menudo me sorprendo de la cantidad de empresas que visito y que no tienen un solo cuadro colgado en las paredes. Incluso he trabajado en empresas donde iba en contra de las normas tener a la vista cualquier cosa que fuese personal. Tendrá que trabajar con los parámetros de su propia empresa, pero intente utilizar el siguiente inventario como orientación.
En mi empresa, nosotros:
-Tenemos obras de arte a la vista (y no sólo en la sala de reuniones o en los despachos de los ejecutivo).
-Tenemos lugares de trabajo con la adecuada iluminación, tanto natural como artificial.
-Permitimos a los empleados que tengan objetos personales a la vista en su lugar de trabajo.
-Tenemos plantas naturales a nuestro alrededor.
-Pintamos las paredes de colores distintos del blanco brillante o verde industrial.
¿Y en su lugar de trabajo? Si no han sido capaces de reconocer al menos tres de estos elementos como aplicables a su empresa, tiene un problema.
Cuando empiece a aplicar algunos de los cambios que le vamos a sugerir más adelante, tenga en cuenta que el despliegue de arte y artículos personales tiene su limite. Los cuadros que resultan ofensivos para algunas personas -como carteles de hombres y mujeres- estarán prohibidos. Tampoco hace falta comentar lo mismo sobre aquellos que contengan comentarios racistas, sexistas o, incluso, si forman parte de un "chiste", puesto que están siempre fuera de lugar.
Las ventajas del color
Muchos estudios demuestran que el color afecta al estado de ánimo, y que emplear los colores acertadamente puede ayudar a crear una atmósfera en la que la motivación, la concentración, el aprendizaje y la retención florezcan. Por ejemplo:
-La falta de colores vivos genera aburrimiento.
-Demasiado colorido estimula en exceso las personas.
-Demasiada cantidad de un mismo color irrita a la gente y le impide concentrarse.
Veamos un ejemplo. Seguro que, en alguna ocasión, ha oído la expresión "esperar en el cuarto verde". Este "cuarto verde" es donde esperan los artistas antes de salir a escena. Estas salas son de este determinado color porque induce a la relajación y calma los ojos de los artistas, irritados por los focos del escenario.
Utilice la siguiente lista para comprender el modo en que los diferentes colores afectan a las personas y a su estado de ánimo:
-El color verde alivia el estrés y calma a las personas.
-El azul es otro color calmante que, al parecer, ayuda a resolver los conflictos.
-El color rojo estimula el estado de alerta y de claridad mental, pero en tonos brillantes también puede poner ligeramente nervioso.
-El color amarillo puede producir una sensación de armonía, pero en tonos chillones puede producir intranquilidad en algunas personas.
Es bastante discutible que el color pueda hacer que empleados aburridos salten y den volteretas, pero, por lo menos, un poco de color demuestra que la gerencia está dispuesta a hacer algo por los empleados.
Cómo añadir el color.- No debe estar necesariamente por todas partes. Pintar tres paredes blancas y una cuarta de un color fuerte puede ser más eficaz que rodear a las personas de colores intensos. Si no quiere complicarse la vida con la pintura, comprar unas cuantas plantas y distribuirlas por la oficina por un módico precio
Hágase la luz
La luz también influye en el modo que tienen las personas de percibir los colores. La luz fluorescente amplifica los colores más fríos, como el azul, pero mitiga los colores más cálidos, como el rojo. Esta es la razón por la cual la luz fluorescente da tan mal aspecto a la mayoría de la gente: apaga los tonos rosas y naranjas de nuestra piel.
La luz natural o la incandescente produce, sin embargo, el efecto contrario: hace palidecer los colores más fríos y acentúa los más cálidos.
Además, la luz influye en las sensaciones de las personas acerca de su lugar de trabajo. Puede que haya oído hablar de un estado conocido como "desorden afectivo estacional" (SAD), que provoca depresión en personas sensibles a las que la falta de luz brillante durante los meses de invierno afecta de manera negativa. De igual manera, un lugar de trabajo siempre oscuro puede producir depresión en algunos empleados, y puede inducir a un estado de letargo y desánimo en otros. En resumen, ilumine si quiere motivar a sus trabajadores.
El consejo.- Si los lugares de trabajo abarrotados constituyen un problema, utilice colores poco intensos. La intensidad se refiere a la saturación del color. Por ejemplo, en la gama del rojo, el color rosa es menos intenso que el rojo profundo. Los colores de alta intensidad hacen parecer más pequeñas las habitaciones. Los tonos más oscuros también hacen que parezcan más pequeñas las habitaciones, porque absorben la luz.
Música, música, música
La música en el lugar de trabajo es un asunto delicado. La música distrae a algunas personas, mientras que otras sienten que son más productivas cuando trabajan a su ritmo. Si decide permitir a sus trabajadores que escuchen música en la oficina, asegúrese de que todo el mundo está de acuerdo con su política. Si no es así, asegúrese de que los que escuchan música en su lugar de trabajo la pongan a un volumen que no moleste a los demás. Tenga cuidado, puesto que las letras malsonantes pueden llegar a equipararse al acoso sexual, así que asegúrese de que todos comprenden donde está el límite del gusto personal.
No hace falta decir que la música no es la panacea universal. Si decide que la música de fondo en el lugar de trabajo no es práctica, podría llegar a un compromiso. Por ejemplo, cada semana podría hacer una encuesta para averiguar el tipo de música que les gustaría oír a sus empleados y ponerla entre las 16:00 y las 17:00 todos los viernes. Esta actitud puede funcionar bien por diversas razones:
-La mayoría de las personas están predispuestas para disminuir su concentración en el trabajo los viernes por la tarde.
-Con frecuencia, es el día de las discusiones y de las puestas en común, con lo cual los ánimos están dispuestos.
-Rara vez llegan clientes o visitantes a la oficina los viernes a última hora.
-Poner música puede conseguir que los empleados se marchen de fin de semana sintiéndose a gusto en su trabajo, aunque hayan tenido una semana terrible.
-Permitirles a los empleados elegir la música les da sensación de estar implicados y en familia.
-Si alguien encuentra que es difícil trabajar con música, puede estar tranquilo, porque ha elegido uno de los momentos menos productivos de la semana para que le afecte, con lo cual el daño será mínimo. Asegúrese de que esa persona, que no produce demasiado a esa hora, no resulte problemática, y agradézcale su paciencia.
Ergonomía significa Seguro y Cómodo
Ergonomía es el diseño y utilización de mobiliario y otras herramientas con el fin de reducir el esfuerzo físico de los empleados. En una empresa, la ergonomía no sólo se refiere a la comodidad del trabajador, sino, con frecuencia, también a su seguridad.
Proporcionar un lugar de trabajo que sea cómodo y seguro aumenta la productividad y disminuye el absentismo y las reclamaciones de indemnización de los trabajadores. También puede hacerles sentir a sus empleados que la dirección se preocupa por su salud y seguridad, lo cual sube mucho la moral.
Si trabaja en una gran empresa, es probable que el departamento de intendencia haya comprado sillas y otros equipamientos que cumplan las normas de la Administración sobre salud y seguridad en el trabajo. Sin embargo, existen otros equipamientos y mobiliario que merece la pena instalar para que las personas se sientan más cómodas.
Beneficios ergonómicos: Reposacabezas, Reposapiés y otros.- Si trabaja en una gran empresa, es probable que muchos aspectos de la disposición de su oficina sean genéricos y estén fuera de su control. Pero si es el dueño o el director, tendrá alguna implicación en las compras menores. Si es así, tenga en cuenta alguno de estos elementos. La mayoría cuesta menos de 10.000 pesetas pero harán que el trabajo sea más sencillo para su cuerpo:
- Un reposapiés para ayudar a aliviar la sobrecarga de la parte inferior de la espalda.
- Un reposacabezas para aquellos que se pasan horas al teléfono.
- Un cojín lumbar (un cojín que sujete la parte inferior de la espalda).
- Un atril, independiente o sujeto al ordenador, para reducir el esfuerzo visual.
Algo que ayudará a sus empleados sin costarle nada: recomiéndeles que adopten la costumbre de moverse de vez en cuando a lo largo del día. Levantarse de la silla, retirar la vista de la pantalla del ordenador, y ajustar la altura de la silla de vez en cuando, les evitará esfuerzos y evitará el riesgo de que se vuelvan rígidos y poco flexibles.
El ordenador
Uno de los aspectos de ergonomía más candentes hoy en día es el del ordenador. La naturaleza repetitiva de muchas tareas por ordenador, como teclear y pulsar el ratón, puede provocar graves daños. La fatiga visual es otra preocupación cuando el trabajador mira fijamente durante la mayor parte del día hacia los rayos que surgen de la pantalla.
Se pueden mejorar muchas cosas para aliviar el esfuerzo y mantener a los empleados contentos mientras trabajan al ordenador. Algunas de estas cosas son:
- Un reposamuñecas.
- Un teclado ergonómico.
- Un ratón de bola.
- Una alfombrilla.
- Una pantalla que reduzca los brillos.
- Una bandeja para el teclado debajo del escritorio.
Si un empleado sufre el síndrome del túnel carpiano por trabajar de forma repetitiva con el teclado, piense en utilizar programas que funcionen por reconocimiento de voz. Aunque funcionalmente no están aún muy perfeccionados, esta tecnología permite escribir textos a aquellos que no puedan utilizar ordenadores por algu na lesión o por falta de habilidad, utilizando un micrófono incorporado.
fuente: mail x mail . com

No hay comentarios:

Publicar un comentario