domingo, 13 de enero de 2008

Supertramp

La de Supertramp es una de las historias más atípicas de cualquier manual sobre grupos de Rock. En un mundo donde lo más normal es que, durante los primeros años, los músicos pasen grandes dificultades financieras antes de recoger los frutos de sus esfuerzos, ellos empezaron con el patrocinio de un millonario que no escatimó en gastos... durante un tiempo. El éxito llegó, precisamente, cuando el gen acute; de la escena. En ese momento, la banda -convenientemente reformada- empezó a consolidar el estilo que le llevaría a la fama mundial.
Supertramp se creó gracias al apoyo económico de un joven multimillonario danés (Stanley August Miesegaes), a quien Richard Davies (teclista y cantante del grupo) había conocido en Munich, mientras tocaba en un grupo llamado The Joint. Miesegaes (más conocido como "Sam") era un apasionado de la música Rock, que rápidamente detectó en Davies las cualidades de una futura estrella y se ofreció a financiar su carrera. Inmediatamente, el músico abandonó The Joint y volvió a Londres para poner un anuncio en los periódicos musicales, convocando una serie de audiciones para formar su nueva banda, que en un primer momento tenía que llevar el nombre de Daddy. Pronto entró en contacto con Roger Hodgson, un au az de tocar varios instrumentos.
En torno a los dos músicos se agruparon el guitarrista Richard Palmer, el saxofonista Dave Winthrop y el batería Bob Miller. La primera formación del grupo había nacido. La banda acabó adoptando el nombre de Supertramp a sugerencia de Winthrop, que lo sacó del título de un libro: Authobiography of a Supertramp, escrito a principios de siglo por R.H. Davis. En 1970 aparecía su primer disco: "Supertramp". El fracaso fue rotundo, y llegó la primera deserción. Miller abandonó la formación, siendo sustituido por Kevin Currie. Al mismo tiempo, Hodgson pasaba a la guitarra, y se incorporaba un nuevo bajista, llamado Frank Farrell. Su segundo trabajo, "Indelibly Stamped" fue una nueva hecatombe. Todos los "marineros" (exceptuando a Davis y Hodgson que, por algún oscuro motivo, seguían teniendo fe en el proyecto) abandonaron el barc grave: también "desertó" el generoso Miesegaes, que se cansó de invertir dinero en una banda que cada vez parecía tener un futuro más negro.
Había que reformar el grupo. Y los dos amigos se pusieron rápidamente manos a la obra. El primer fichaje fue Dougie Thompson, que recomendó al saxofonista John Helliwell. A la batería se incorporó Bob Siebenberg. Su discográfica les dio una última oportunidad, concediéndoles un plazo extraordinariamente generoso para grabar lo que tenía que ser su nuevo disco. Durante varios meses, el grupo estuvo ensayando y grabando en una granja de Somerset. En esta ocasión, la fortuna les sonrió. "Crime of the Century", editado en 1974, fue el primero de una serie de discos con un éxito extraordinario. Gracias a sus temas (que trataban la soledad, la locura y la paranoia), este LP les convirtió en una formación y les proporcionó también su primer gran éxito: "Dreamer".
Al mismo tiempo, los miembros del grupo se sumergieron, voluntariamente, en un cuidadoso anonimato. Se optó por presentar los trabajos de la banda como un producto obtenido después de un cuidado trabajo en equipo, y no como el logro de una -o varias- mentes excepcionalmente dotadas para la música. El aspecto físico de sus componentes no era demasiado conocido. Así, los Supertramp se convirtieron en una de las pocas superbandas de Pop cuyos miembros podían permitirse el lujo de llegar a pie a sus conciertos, sin ser agobiados por sus seguidores.
A "Crime of the Century" le siguió una serie de agotadoras giras. El apretado ritmo que les marcaba su agenda hubiese podido suponer un problema a la hora de lanzar su siguiente álbum, pero, por suerte, contaban con una gran cantidad de temas inéditos, com nte los largos meses que tardaron en ultimar su tercer LP. En 1975 apareció "Crisis? What Crisis?", que fue un nuevo éxito mundial. La racha continuó dos años más tarde con "Even in the Quietest Moments".
Pero su apoteosis llegó en 1979 con "Breakfast in America", uno de los discos más vendidos de toda la década. Sin embargo, las tensiones creativas entre Hodgson y Davies (los dos puntales sobre los que se asentaba el grupo, aunque en el escenario Helliwell asumía el papel protagonista) eran cada vez mayores. Las diferencias se agravaron durante la gira de "Breakfast in America". Al terminar la misma, decidieron darse un tiempo de respiro.
Durante tres años, Supertramp no editó ningún nuevo LP, si exceptuamos el doble disco en directo "Paris", que recogía uno de los conciertos de su anterior gira mundial, sin aportar material nuevo. En 1982 lanzaro disco en el que se hacía cada vez más evidente la ruptura entre los dos músicos. No era nada difícil adivinar cuáles eran los temas creados por uno o por otro, en una situación que recordaba claramente lo vivido en los últimos tiempos de The Beatles, cuando los LP's se componían claramente de canciones que llevaban el sello personal de cada uno de los componentes. Se había perdido el espíritu de equipo. En 1983, después de la gira promocional del LP, Hodgson abandonó la formación para iniciar su propia carrera en solitario. El grupo decidió seguir adelante lanzando nuevos discos como "Brother Where You Bound" o "Free As a Bird". Su público empezó a abandonarles. Finalmente, se separaron en 1988.
En 1997, sin embargo, volvieron a la palestra. En mayo se anunció la edición de un nuevo LP, titulado "Some Things Never Change", en el que, adem&aacute acute;n participaron John Helliwell y Bob Siebenberg, junto a un grupo de músicos de estudio de primera fila. Los Supertramp se subieron de nuevo a los escenarios combinando en sus conciertos los temas de su nuevo LP con los éxitos de toda su carrera. En el 2002 volvieron a hacer lo mismo con el disco "Slow motion", aunque con menos repercusión.
fuente mailxmail.com
sencillo manual para crear tu radio por internet de manera gratuita www.creaturadio.net

3 comentarios:

  1. Gran banda, un poco sobrevalorada, pero sigue siendo una gran banda.

    ResponderEliminar
  2. Esta banda hay que aprender bastante a escucharla, una banda que la querés o la odiás...

    ResponderEliminar
  3. Es raro lo que pasa con Supertramp, puede haber temas que son geniales, pero ya al siguiente es lo peor que escuchaste. Así que no sé.

    ResponderEliminar