domingo, 24 de febrero de 2008

¿Llevas las riendas de tus relaciones?

El tipo de relación que una persona establece con su sexualidad va a determinar tanto su actitud como su disfrute del sexo. La censura a la que ha estado sujeto el sexo durante siglos influye en como se percibe y se vive el placer sexual.
Por M. PÉREZ, J.J. BORRÁS Y X. ZUBIETA
En ocasiones, esta vivencia puede ser muy tortuosa. Sin embargo, no tiene porqué ser así. Todo se puede mejorar por medio del aprendizaje, y al sexo, como no, le beneficia mucho una buena educación.A pesar de que es muy bajo el porcentaje de gente que ha recibido una educación sexual adecuada, muchas personas intuitivamente han sabido superar los prejuicios y la falta de conocimientos con respecto a su sexualidad. Y eso que la gran mayoría ha recibido mensajes en los que se rechaza y se descalifica el sexo, con mensajes que suelen provocar confusión y culpa. Afortunadamente, casi todas las personas tenemos la oportunidad de ir creciendo y de ir estableciendo una relación más sana con nuestra sexualidad. Quizás en la adolescencia el sexo puede producir conflicto, desazón, dolores de cabeza... Sin embargo, en la sociedad en que vivimos tenemos la oportunidad de informarnos, de esclarecer nuestras dudas y de ir aprendiendo a optimizar nuestro rendimiento y goce sexual. Muchas veces hay que sacudir viejos prejuicios y liberarse de fantasmas para poder disfrutar del sexo como merecemos.Es responsabilidad de cada persona la propia salud y satisfacción sexual. En muchos casos, supone una verdadera renovación, implica informarse, educarse, desechar falsas creencias y, sobre todo, atreverse a conocer las verdaderas inclinaciones y deseos.Todo esto parece muy claro sobre el papel, pero en consulta nos encontramos con personas muy pasivas. Esperan que sea su pareja quien les resuelva la vida sexual y les proporcione placer sin tener que mover un dedo, ni cambiar un ápice su actitud. Echarles la culpa a los demás y esperar que otros resuelvan nuestros problemas es una postura infantil y poco eficaz. Cada uno tiene que tomar las riendas de su vida sexual si quiere desarrollarse plenamente como persona.¿Llevas las riendas de tu vida sexual? ¿Esperas que los demás soluciones tus problemas? ¿Conoces a personas que esperan que los demás le resuelvan su vida sexual? ¿Crees que ciertos prejuicios sexuales te han afectado negativamente? ¿Conoces a personas afectadas por los prejuicios sexuales? ¿Te has preocupado por informarte y crecer sexualmente?
fuente: http://www.corrientesnoticias.com.ar/

Opinión: El fondo del artículo toca otro de los aspectos que hemos tratado reiteradamente en este blog, y es el hecho de que nosotros somos los dueños de nuestro propio destino.
Si tenemos problemas sexuales, estos no se resolveran por si solos, debemos ser capaces de reconocer que necesitamos ayuda, y ella la pueden dar sólo los profesionales especializados.
Como cualquier otro problema médico, acudiremos a un ginecólogo si se tiene problemas en los organos femeninos, a un dermatólogo si hay enfermedades a la piel, etc, por lo tanto hay que comprender que si tenemos algún grado de problema sexual, también debemos recurrir a un especialista, el que será un sexólogo.
Ojo, no cualquier sicólogo nos servirá, sino que debe ser un profesional especializado en la sexologogía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario