miércoles, 7 de enero de 2009

¿Es conveniente la adopción por parte de homosexuales?

Estimados amigos:

Normalmente en mis clases siempre le pregunto a mis alumnos sobre temas que puedan provocar la discusión general y sobre el cual sea difícil ponernos de acuerdo. Por supuesto que en mi calidad de moderador de la clase no me involucro en la discusión sino que me limito a dirigirla.

Por alguna razón, el tema que normalmente promueve la polémica entre mis jóvenes estudiantes es el tema de la homosexualidad.

Normalmente les planteo el siguiente caso...

Imaginen que ustedes son padres de un niño de 6 años, y que a la casa de
inmediatamente al lado, llega a vivir una pareja que tienen un niño de la
misma edad del vuestro. El único detalle es que los padres de ese niño son una
pareja de homosexuales que lo han adoptado. La pregunta es... ¿Dejarían ustedes
que vuestro hijo de 6 años jugara con el hijo de sus vecinos?


Dejo abierta la pregunta a nuestros lectores dado que no es a lo que queremos llegar.

A lo que realmente quiero llegar, es el hecho de la conveniencia o no de que los homosexuales puedan adoptar, o en su defecto, puedan mantener la tuición de sus hijos, habida consideración de casos que han salido a la luz pública. En Chile por ejemplo, fue famoso el caso de una jueza que perdió la tuición de sus hijos luego de declarar públicamente su condición de lesbianismo.

¿Es justo? ¿Es injusto?

La verdad es que estamos muy lejos de declararnos poseedores de la verdad absoluta.

Desde este espacio, y cualquiera que nos haya seguido desde el principio, se podrá dar cuenta que hemos defendido los derechos de los homosexuales e invitado a su aceptación plena y una completa integración social. Mas la pregunta ahora es... ¿Esa aceptación e integración incluye también a los hijos o a los menores de edad?

Nuestra posición a este respecto es bastante clara. Lamentablemente en este momento, en sudamerica, hoy, en este particular momento histórico, no es posible incluir a los hijos o menores de edad.

Decimos esto con una sensación de tristeza, dado que los homosexuales sin duda se merecen la felicidad de ser padres, pero también debemos encontrarnos con la realidad.

En el tema de la adopción, se trata de buscarle una familia a un niño , y no un niño a una familia.

Y es acá donde nos encontraremos con los problemas. Pensemos en la realidad. Imaginemos un cumpleaños de un niño hijo de una pareja homosexual. Pasarán las horas y el niño con tristeza quedará esperando que vengan sus amigos, lo que finalmente no ocurrirá. Cuando esto pase, sus padres deberán explicarle que a sus amigos no los dejaron venir por algo de lo cual él no tiene nada que ver.

Paralelamente, habrá gente que se reirá de ellos en el colegio. Sufrirán la discriminación y el desprecio que actualmente se les da a los homosexuales en circunstancias de que probablemente ellos no lo serán. Deberán soportar las burlas y la marginación.

¿Es correcto esto para ellos?

Desde estas lineas defendemos a los homosexuales, apoyamos el matrimonio homosexual, y buscamos su integración.

Pero hasta que esta integración no se dé en la práctica, no es conveniente hacer pasar a niños por circunstancias difíciles que no encontrarán en una pareja heterosexual. Desde luego que nada asegura que estarán mejor que con una pareja no tradicional, pero lamentablemente la presión social es así y mientras esté así debemos tratar de evitar sufrimientos.

La integración homosexual debe hacerse de a poco. Vamos avanzando en ello, pero es un camino lento y aún falta mucho por recorrer. Tenemos la esperanza de que este recorrido sea rápido.

Rogamos porque así sea.

Y nuestros lectores, retomando la planteada pregunta original, ... ¿Dejarían ustedes que vuestro hijo de 6 años jugara con el hijo de sus vecinos homosexuales?

Un tema para reflexionar

Un abrazo

El equipo de No Cruces el río con Botas.net

2 comentarios:

  1. pese a que a nivel mediático la imagen del homosexual parece estar dignificándose, o por lo menos, cobrando un protagonismo que deja de lado el cliché que por años le designaron, a nivel sociedad todavía falta mucho para que sean plenamente aceptados y reconocidos sus derechos a una convivencia sin restricciones; hace poco discutía con conocidos este tema, a raíz de que una figura del espectáculo (ricky martin) concibiera a sus hijos por vía artificial; la sociedad está cambiando, con o sin nuestra anuencia, seguramente siempre a los primeros en adoptar (o propiciar) un cambio les sea más difícil, pero es necesario que alguien comience a abrir la brecha

    saludos

    ResponderEliminar
  2. En todo orden de cosas el cambio siempre es difícil.
    El aceptar lo que por años ha existido pero ha sido ocultado es difícil para las mentes convencionales, pero hay que ser práctico, con ocultarlos no lograrán que no existan

    ResponderEliminar