viernes, 27 de febrero de 2009

¿Vale la pena casarse con un indígena?

Estimados amigos:

Como normalmente ocurre, fueron mis jóvenes alumnos quienes me invitan a la atención sobre una problemática específica, en esta oportunidad sobre la conveniencia o no de casarse con una persona de etnia indígena.

El debate surgió cuando analizando la ley del matrimonio, uno de ellos manifestó que los indígenas sólo debían casarse entre ellos.

Cuando se le pidieron más datos acerca de la afirmación, manifestó que no lo decía con un afán de discriminación, sino que la realidad es que un matrimonio entre un indígena y alguien que no lo fuera sólo causaba problemas

Dio las siguientes razones:

- Contribuirá a la desaparición de la etnia indígena dado que casi con toda seguridad se adoptarán las costumbres, lenguaje y en general toda la cultura de quienes no son indígenas

- Los hijos de estos matrimonios mixtos crecerán entre una contradicción sobre cual de ambas culturas deben aceptar como propias

- Cualquiera sea el caso, inevitablemente uno de los cónyuges sufrirá una inadaptación que lo hará sentirse como no perteneciente al medio en el que se está desenvolviendo.

- La relación con los familiares de la pareja siempre será difícil, dado que si bien es cierto con la pareja el cariño mutuo minimizará los impactos, dicho cariño no tiene por que pre existir por parte de los familiares políticos.



Dicho esto, el debate se planteó en términos de que el amor puede soslayar todos estos problemas, basándose en el respeto mutuo y a las tradiciones y costumbres del otro.

La posición contraria manifestaba que al final las diferencias siempre se imponen, llegando los más extremos a afirmar que al final siempre se terminarían avergonzando del cónyuge indígena, habida consideración que habrían actividades sociales que no podrían asistir por los convencionalismos propios de nuestra cultura


Contrariamente a lo que normalmente ocurre, en esta oportunidad no hubo conclusiones, salvo el hecho de considerar que esta unión es poco probable, con la exepción de personas indígenas previamente inmersas en nuestra cultura. El caso contrario se consideró de una bajísima probabilidad de ocurrencia.


Las preguntas quedan planteadas...

¿Es posible enamorarse de una persona de raza indígena?

¿El respeto mutuo puede soportar el choque cultural?

¿Contribuiría un matrimonio mixto a la extinción del lenguaje como otro factor distinto y adicional a los que El fanzine plantea?

Para terminar, debemos recordar que en la España colonial, había una impresionante cantidad de nombres para designar a los hijos de las combinaciones posibles, y a los hijos de esas combinaciones.

De todos esos hijos y combinaciones, han sobrevivido en el lenguaje actual 3 vocablos que pasamos a revisar.


zambo: hijo de afroamericano y amerindio

mestizo : Hijo de blanco y amerindio

mulato: Hijo de blanco y afroamericano


Un abrazo

El equipo de no cruces el río con botas

3 comentarios:

  1. qué interesantes los razonamientos,

    no sé cuanta diferencia haya comparando las particularidades de nuestros países, acá en México es común la unión de los indígenas con mestizos, aunque prevalece la discriminación y es muy posible que esas uniones aceleren el debilitamiento cultural, pues prácticamente se le exige al indígena que se adapte al modelo sociocultural de su pareja

    también se está tomando más en cuenta el respeto a los usos y costumbres de cada cultura indígena, pero el debate surge inmediato cuando choca con las costumbres de las comunidades más modernizadas, sobretodo cuando se violan derechos humanos, por ejemplo, en el sur del país todavía es usanza intercambiar las hijas adolescentes por animales de granja o bienes materiales, entregándolas en matrimonio (no a manera de dote, sino de "venta")

    aunque los mexicanos se precian de no ser racistas, pues no hay una cultura de discriminación acendrada contra personas de otro país o de otro color de piel, en realidad si hay un trato vejatorio y marginal contra los indígenas de nuestro propio país, incluso por parte de quienes comparten con ellos el mismo tipo físico étnico, pero que nacieron o tienen más tiempo en sitios más urbanizados

    gracias por el enlace, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues estoy de acuerdo contigo.

    Una de las problemáticas a las que nos enfrentamos los paises en América Latina, es al respeto a nuestras culturas originarias.

    Hace poco conversaba con un profesor que tradujo la biblia al mapudungún, que es el idioma del pueblo mapuche, una de las 9 culturas indígenas en Chile.

    Allí le mencioné que a mi parecer hacer eso era casi como de conquistador español, y me respondió que por lo menos ellos les daban la oportunidad de decir que no, lo que no ocurría en tiempos de la conquista.

    El problema es que si se les da la oportunidad de decir que no, también se les da la oportunidad de decir que sí, y esto ocasionará ya una fuga de sus creencias tan ricas en contenido.

    Largo debate sin duda, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. No sería mejor pensar en el amor y nada más, si hay amor una pareja no se adaptaría a las dos costumbres y tradiciones, los hijos no serían educados con lo mejor de las dos familias?

    ResponderEliminar