lunes, 20 de abril de 2009

La despedida de un gran hombre

Estimados amigos:

Estos días estuve alejado de los dos blog y de las clases con mis jóvenes alumnos desde donde diariamente saco los debates que sirven de material para este blog.

La razón del alejamiento fue el fallecimiento de mi abuelo, el que a través de estas líneas quiero recordar.

Hombre de armas, sirvió al ejército terminando su carrera como suboficial mayor. De convicciones profundamente democráticas, y ya jubilado, cuando en épocas no tan lejanas se abusaba con toda impunidad de los derechos humanos, siempre manifestó su contraria postura a estos hechos.

Un hombre duro y muy poco cariñoso, pero extrañamente causaba una especial fascinación en los niños, encontrándose siempre rodeado de ellos, los que lo abrazaban y escuchaban. Jamás respondió a un abrazo o a un gesto de afecto. Nunca lo vi hacer ninguno, pero siempre que llegaba un niño a su casa, este se acercaba y se quedaba con él toda la jornada. Nunca he encontrado una explicación racional a este fenómeno, tal vez mis precoces parientes veían en él a la figura digna de seguir y a quien había que idolatrar. Me cuentan que cuando pequeño yo también lo hacía, situación que por supuesto se repitió con mis dos hijos.

Esta situación, que yo pensaba sucedía sólo al interior de mi familia, con sorpresa pude comprobar que se daba también en el ejército. Aquellos hombres niños que con temor iniciaban su servicio militar quedaban deslumbrados por aquella imagen paterna tan dura pero capaz de generar inmensos afectos. Todos ellos tomaron sus enseñanzas para aplicarlas a las futuras generaciones, y gente nueva, que nunca lo conoció, asistió al funeral y se acercó a la familia para decir que su figura y sus enseñanzas aún perduran en el regimiento y que lo han conocido a través de quienes fueron sus subordinados.

Falleció a los 98 años, totalmente lúcido. Le sobrevive mi abuela de la misma edad y también totalmente lúcida, a la que mi madre y sus hermanos no quisieron que asistiera al funeral porque probablemente no resistiría las emociones. Le entregaron la bandera a mi madre en su calidad de hija mayor.

También le recordarán mi madre como la mayor de 6 hermanos, quien esto suscribe como el mayor de 19 nietos, y mi hija mayor, como la mayor de 13 bisnietos.

Desde acá un homenaje a la figura de un hombre que fue la prueba viviente de que no sólo a través de la expresión de afecto se puede llegar a querer y respetar a una persona

Hasta siempre abuelo, desde acá un abrazo, te quiero mucho.

Retomaremos los blog en un par de días

El equipo de nocruceselrioconbotas.NET

12 comentarios:

  1. educavent, me uno a la pena de tu pérdida. Lamento mucho lo que sucedió y espero que te repongas pronto de esa pérdida tan grande.

    Hasta pronto, educavent, que descanse en paz tu abuelo y que su enseñanza perdure, porque hombres como él quedan muy pocos.

    ResponderEliminar
  2. Veo que sientes mucho la pérdida de tu abuelo, así que fuerzas para ello.

    Por lo que leo, fue un gran hombre que pese a no mostrar sus sentimientos, tenía algo que hacía que los demás lo vieran como una gran figura.

    Que te recuperes pronto,

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. me ha conmovido mucho leerte, por lo que describes se entiende que es una pérdida muy grande, no encuentro las palabras adecuadas para aligerar el momento que estás pasando, sólo puedo decir que fuiste muy afortunado en crecer con un modelo así

    te mando un abrazo profundo, amigo, deseando encuentres pronto consuelo

    ResponderEliminar
  4. Mi más sentido pésame. A mí me ha tocado enterrar a todos mis abuelos y a mis dos padres, y sé lo duro que esto es, y lo poco que sirven las palabras de aliento. Espero que la herida duela menos pronto ya que la vida sigue y su curso no tiene en cuenta la muerte.

    Un abrazo

    Andrés

    ResponderEliminar
  5. @signo de la espada... gracias por tus palabras, efectivamente, hombres como él quedan muy pocos.

    ResponderEliminar
  6. @diego, pués sí, los demás lo veian como a una gran figura. Lo loable es que conseguia todo este caudal de cariño sin dar el la más mínima muestra de afecto. Gracias por tus palabras

    ResponderEliminar
  7. @malbicho... Gracias, efectivamente fue una gran pérdida para mi. Normalmente también en situaciones de duelo yo tampoco sé muy bien que decir, pero todas vuestras palabras mucho han ayudado. Gracias por venir

    ResponderEliminar
  8. @andres: Pués en mi caso las palabras de aliento sí han servido. Aprecio mucho que un blogger de la importancia que tu tienes se pase por acá a dar las condolencias. Sinceramente gracias por tu visita, y es reconfortante saber que los grandes apoyan a pequeños blog como este en momentos humanos difíciles. Gracias por haber venido

    ResponderEliminar
  9. Estimado educavent, te transmito mis sentidas condolencias por el fallecimiento de tu abuelito. Seguro que esta gozando de la gloria del señor y desde ahí les cuidará.

    Abrazoss

    ResponderEliminar
  10. Educavent:

    ¿Pero de qué hablas? No hay blogs chiquitos ni grandes. Esas son estimaciones numéricas que no vienen al caso. Te tengo en mis fuentes desde hace más de medio año y leo todo lo que sale, aunque no soy un comentarista prolífico. Pero este blog es muy grande y lo tengo en mis favoritos, aquellos de lo que no me pierdo una sola entrada.

    Un abrazo, y que estés mejor

    ResponderEliminar
  11. @RBC... Gracias por tus palabras y por haber venido, sinceramente gracias

    ResponderEliminar
  12. @andres...gracias por tus palabras, son reconfortantes. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar