miércoles, 27 de mayo de 2009

¿Le darían trabajo en vuestra empresa a alguien que viene saliendo de la carcel?

Estimados amigos:

En la conversación del día de hoy con mis jóvenes alumnos, el tema que surge espontáneamente es la decisión de mantener mano dura con los reos o bien otorgarles una posibilidad de rehabilitación.

El tema surge cuando a raíz de un análisis comercial, una de ellas me manifiesta que hecha de menos algunas cosas relativas al antiguo gobierno militar, entre ellas la baja de la delincuencia debido a la mano dura e inflexible actitud que se tenía en esa época frente a la delincuencia.

Me argumentaba que la cárcel solo es una escuela del delito, y que las penas deberían endurecerse, dado que los planes por ejemplo como el de tolerancia cero, instaurado en una importante ciudad de EEUU daban buena cuenta de los resultados esta posibilidad.

Al plantear el debate, otra parte de mis alumnos se mostró en contra de dicha actitud, basado en el hecho de que con esto, se están limitando las posibilidades de rehabilitación para los internos que la merecían. Y ante esta postura, la otra parte respondía que la parte que efectivamente lograba rehabilitarse equivalía sólo al 1% de la totalidad de los reos.

Sintetizando ambas posturas...

Una piensa que la cárcel es una escuela del delito. Que la gente que ha robado debe tener una dura condena, y que no se le debe dar facilidades para el cumplimiento de la misma. Dicho en otras palabras, al asesino se le debe cortar la cabeza, al ladrón se le deben cortar las manos, y al violador las...

La otra postura establece que las personas poseen la capacidad de la rehabilitación, y que se les debe dar una oportunidad, especialmente en el caso de los primerizos, de tal manera de contar con penas alternativas que aseguren la rehabilitación, conjuntamente con los respectivos tratamientos sociales.

Si nosotros acotamos más el tema, nos encontraremos con que ambas posturas poseen fuertes fundamentos de verdad.

¿Cual es la situación actual con respecto a este tema?

En nuestro país se está buscando con la reforma judicial,creer en el principio de rehabilitación del reo. Pero... ¿es esto posible?

Mi experiencia me dice que sí.

Conocí de cerca un caso en el ejercicio profesional de una persona que que estuvo encarcelada por robo con violencia. Cumplió su condena y nunca más volvió a delinquir. No pudo encontrar un trabajo porque los eventuales empleadores desconfiaban de él al visualizar el certificado de antecedentes que siempre se solicita.

Han pasado 25 años de esto. Se quizo acoger a una ley que elimina los antecedentes penales bajo ciertas condiciones y que está hecha para evitar este efecto. Pero el requisito era que debía firmar por dos años en el patronato de reos.

Cuando me entrevistaba con él, me planteaba...

¿Por que debo cumplir con una segunda pena si la mía yo ya la cumplí?


Se negó a hacer este trámite por la razón anteriormente planteada y logró colocar un carrito con verduras en el centro de la ciudad, desde donde trabaja como independiente.

¿Existe una posibilidad de rehabilitación?

La problemática social con los ex reclusos es bastante grande, y por otro lado los sistemas institucionales no son mucho lo que ayudan.

Grandes deficiencias tanto de personal como de infraestructura en los centros de detención de menores dan buena cuenta de ello.

Muchas críticas se pueden hacer al sistema carcelario, y si además este no cuenta con un buen respaldo de concientización social tampoco servirán de mucho sus buenas intenciones.

Retomo con esta situación de que no existe una conciencia de rehabilitación con la pregunta original de esta entrada...

¿Cuantos de ustedes, realmente y con una mano en el corazón, le darían trabajo en vuestra empresa a alguien que recién viene saliendo de la cárcel?

Un abrazo

El equipo de nocruceselrioconbotas.NET

17 comentarios:

  1. Pues depende de a que puesto aspire y del delito por el que se le condenó, y si es reincidente.

    Una persona convicta por primera vez por un robo menor o por daños en propiedad ajena (menores) o por perturbar la paz pública o por orinar en público que aspire a un puesto como cajero o algo asi por el estilo, puede dárlsele con la debida vigilancia. Los mismos delitos, pero reincidente lo dejo de intendente o de estibador.

    Un violador, con robo a mano armada o cosas así no le doy chamba para nada

    ResponderEliminar
  2. dependiendo del delito, con un pederasta o un violador prácticamente no hay garantía de que no vuelvan a reincidir, un adicto a alguna sustancia enervante tampoco es confiable, cuando está intoxicado no es él, habría que ver las condiciones en que está con respecto a su adicción, un exconvicto por robo pudo haber aprendido que no vale la pena arriesgar la libertad por otro hurto, tendría también que ver las particularidades de cada caso y de la personalidad, es decir, sí realmente -fuera de prejuicio, claro- inspira confianza y credibilidad en la entrevista y pruebas para la vacante

    hace falta cambiar nuestra forma de entender el sistema penal, dejar de perseguir la venganza social a cambio de propiciar la reinserción a la comunidad del convicto, y esto no es nada fácil (ni el cambio de mentalidad ni el logro de la reincorporación social)

    ResponderEliminar
  3. mira, casi se encima mi comentario con el del espada, además de coincidir en la parte medular

    =)

    ResponderEliminar
  4. Creo que tendría que estar en el momento mismo de la decisión. Evaluar antecedentes del delito es fundamental porque no es lo mismo un reo que ha delinquido por una vez y ante un hecho menor que otro cuyo delito no pueda equipararse por su gravedad o tal vez reincidencia.

    Es cierto que en nuestras sociedades la reinserción del delincuente no es fácil, tampoco es adecuado el tratamiento que tienen en los penales (grandes deficiencias). Sin embargo es lícito darle oportunidad a quién realmente lo merezca.
    Saludoss

    ResponderEliminar
  5. Wow!

    Es un tema muy complicado, y creo que es una decisión muy complicada.

    Muchos dicen que algunos ex convictos salen de las mismas cambiados, pero nunca se sabe. También habría que ver porque es que estuvo en la cárcel y en base a eso ver que puesto le daríamos.

    Está claro que hay que ver los peligros que habría y si hay otra persona disponible para el cargo. Por supuesto que si tengo 2 personas igualmente calificadas pero una fue a la cárcel y la otra no, ni lo pienso en ese caso.

    Habría que ver en el momento, pero puede ser que lo empleara.

    ResponderEliminar
  6. Pues todos tienen derecho a una segunda oportunidad. Lo que creo que sería relativo es a quién, ya que hay ex-presos con muy buena voluntad e intenciones y otros que... no tanto. Me imagino que dependería de cada uno demostrar de qué lado está.

    ResponderEliminar
  7. @signo... ¿orinar en público? Uff, ¿En México vas a la carcel por ello? Por estos lados es una falta menor, con juzgado de policia local y se pagan multas y cosas así

    ResponderEliminar
  8. @malbicho... Concuerdo contigo, el cambio de mentalidad es necesario y también difícil. Pero tampoco es imposible

    ResponderEliminar
  9. @RBC... comparto contigo que es necesaria una oportunidad.
    Salu2

    ResponderEliminar
  10. @Diego... Creo que lo que planteas es efectivamente el gran problema. No se duda entre alguien que venga saliendo de la carcel, y otro que no.
    Hay camino que avanzar
    Gracias por tu aporte

    ResponderEliminar
  11. @residencias... Pués efectivamente ese es el gran problema, como distinguirlos.
    Bienvenid@ a este rincón, sientete como en tu casa

    ResponderEliminar
  12. Yo no tengo problemas en hacerlo. Uno de mis trabajadores fue reo por una vida dedicada ala heroina con todo esto conlleva.

    Ahora es una persona normal, sobre todo porque puede llevar una vida nornal.

    ResponderEliminar
  13. creo que a esta pregunta responde muy bien el libro de Alfred Döblin, Berlín Alexanderplatz, llevada a la tv por Fassbinder. Os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  14. @aceite...

    Que grato es comprobar que se puede y tu ejemplo es para tener en cuenta.
    Gracias por tu visita, estás en tu casa.

    ResponderEliminar
  15. Estimada lilekan, que grato es verte en este humilde rincón... Los artistas son todos bienvenidos.
    Pues sí, la novela que mencionas es un fiel reflejo de lo que hablamos, y de hecho, a pesar de ser ambientada en la Berlín de entreguerras, muchos de sus reflejos sociales son plenamente vigentes hasta nuestros días.
    En lo personal prefiero la novela a la serie, auque en ambas el mensaje de que aún queda mucho por avanzar es bastante claro.
    Gracias por tu visita, siéntete como en tu casa

    ResponderEliminar
  16. Creo que todos las personas tienen derecho a teenr una segunda oportunidad simpre hay tiempo de redimierse.

    ResponderEliminar
  17. @venta... ya lo creo. De hecho esa es la postura de este blog.
    Gracias por tu visita

    ResponderEliminar