jueves, 25 de junio de 2015

¿Existe el amor verdadero?

Estimados amigos:


En nuestro diario recorrido por Internet me encuentro con este otro buen artículo acerca del mito del amor, el que quisiéramos compartir a fin de comentar algunas impresiones.



El artículo, cuya fuente original la pueden encontrar desde este enlace y que desde ya les invitamos a visitar por sus excelentes artículos en el área de la sexualidad, dice lo siguiente:

Con cuántas de las siguientes frases se identifican tú y tu pareja?:
1.- Ambos sentimos que hemos encontrado a la persona que esperábamos
2.- Estamos seguros que seguiremos amándonos así toda la vida
3.- Ninguno de los dos nos sentimos atraídos por otras personas
4.- Cuando estamos juntos nos olvidamos del resto del mundo
5.- Queremos pasar el máximo de tiempo el uno con el otro y tratamos de hacerlo todo juntos
6.- Nuestro amor no variará haga lo que haga el otro
7.- Nuestro amor es tan fuerte que ningún obstáculo se interpondrá entre nosotros
8.- Sabemos sin palabras lo que le pasa a nuestra pareja
9.- Los dos hacemos lo posible por evitar que el otro se frustre
10.- Ambos estamos dispuestos a hacer cualquier sacrificio el uno por el otro

Muchos creen que si realmente es un amor de verdad deberían fluir de forma natural estas diez condiciones. Pero todas ellas no son más que expectativas irracionales  provenientes de nuestra visión idealizada del amor romántico, las que inevitablemente perjudicarán tarde o temprano nuestra relación de pareja. En el fondo todas estas frases están reflejando distintos mitos en torno al amor, mitos que hasta tienen su propio nombre:  
1.- Mito de la Predestinación: creer que existe una única persona correcta en nuestro destino (Alma Gemela), de la que nos enamoraremos a primera vista y con la cual compartiremos fluidamente gustos y valores
2.- Mito de la Eternidad: creer que todo lo que sentimos hoy permanecerá exactamente igual e inalterable a lo largo de toda nuestra vida, que la magia será eterna
3.- Mito de la Monogamia: creer que por estar enamorados desearemos todo el tiempo exclusivamente a nuestra pareja y que no nos atraerá nadie más
4.- Mito de la Alienación: creer que amar significa estar tan compenetrados con el otro que todo el resto del mundo pasa a ser secundario
5.- Mito de la Simbiosis: creer que deberíamos priorizar siempre el estar con el ser amado y preferir hacer todo lo que sea posible juntos
6.- Mito de la Incondicionalidad: creer que deberíamos amarnos cualquiera sea el comportamiento del otro, ya que deberíamos aceptarnos plenamente tal como somos
7.- Mito de la Omnipotencia: creer que nuestro amor es tan poderoso que juntos podremos superar sin mayores dificultades todos los problemas de la vida
8.- Mito de la Omnisapiencia: creer que deberíamos conocernos tan bien que podamos adivinar automáticamente lo que el otro quiere, o lo que le disgusta o le hace sufrir
9.- Mito del Altruismo: creer que deberíamos generosamente darnos mutuamente todo lo que necesitamos para ser feliz, cuidarnos, apoyarnos y evitarnos las frustraciones, sin pedirnos nada a cambio
10.- Mito de la Inmolación: creer que deberíamos estar dispuestos a hacer abnegadamente cualquier esfuerzo el uno por el otro, aunque sea a nuestro propio costo
Pareciera entonces que estuviésemos atrapados en el Mito de la Equivalencia, el cual nos lleva a creer que aquello que sentimos en una primera etapa de una relación de pareja debería perdurar igual toda la vida y que, si se desvanece con el paso del tiempo, significa que no era amor verdadero o que somos incompatibles. En otras palabras, confundimos las intensas Sensaciones propias de la fase del Romance inicial con el Sentimiento profundo de Amor que es propio de la etapa siguiente.
Arrastrados por esta confusión son muchos los que abandonan a su pareja cuando la intensidad romántica decae, frustrados por continuar dentro de una relación que ahora les parece mediocre. Emulando al Mito de Sísifo (ver artículo en el Blog), están convencidos que la próxima vez sí que encontrarán a ese alguien tan especial con el cual podrán seguir eternamente sintiendo esas mágicas maripositas en el estómago. Y en ese afán corren esperanzados en pos de una nueva ilusión que ineludiblemente también les será elusiva


Debo comentarles que una sensación de desolación me embargó después de leerlo.

Hace pocos meses, la orientadora de un colegio donde me desempeñaba como trabajador social, una mujer de unos 55 años aproximadamente, nos comentaba en una reunión lo feliz que ella había sido en todos sus años de matrimonio.

El marido, también profesor y a la sazón encargado de la unidad técnica pedagógica del colegio, la había conocido allí mismo cuando hace como 30 años llegaron ambos, cada uno por su lado, a iniciar labores docentes en esa Institución. Nos comentaba en esa reunión, que nada necesitaba en lo que había sido su vida de pareja.

A pesar de los años transcurridos, aún dormían tomados de la mano y juntos compartían lo que en la lectura corresponde a los tres primeros mitos del artículo, y por lo menos adicionalmente los 4 últimos, por lo que ella planteaba que su amor era realmente ideal.

Cabe hacer mención que adicionalmente, en el colegio tienen la oficina una al lado de la otra.

Ahora bien, si bien es cierto que todo lo que ella ha planteado es digno de admiración por su envidiable felicidad, la pregunta nace entonces...

¿Es este el amor verdadero?

¿Por qué en la generalidad de los casos no se da esta situación y la realidad da cuenta de una etapa siguiente donde hay una aceptación del otro con todas sus virtudes, pero tambien con toda su pequeñez, donde respetamos al otro pero también nos respetamos a nosotros mismos, y donde los problemas son una oportunidad de crecimiento y superación.?

La pregunta final entonces a la que invitamos a la reflexión de nuestros lectores es ¿Existe ese amor ideal? Por la experiencia de la orientadora que les narraba pareciera que sí, no obstante, mucho me temo que ella nos comentó solamente la parte  buena. La parte mala, aquella que los hizo dudar de la validez de la relación y que generó múltiples dificultades y conflictos se guardó muy bien de comentarla, pero es innegable que debe haber existido.

¿Cual ha sido su experiencia en el amor?

¿Sabrían reconocerlo?

Es más... ¿Sabrían reconocerlo y no dejarlo ir?

Un abrazo, el equipo de No cruces el rio con Botas.NET

3 comentarios:

  1. @adelgazar.... lo interesante es conocer tu opinión, ¿qué crees tú al respecto?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bella historia de amor, colmada de compromisos respetados.
    Creo que el amor es una opción, y quién selecciona en su vida amar, debe respetar las normas acordadas.
    Si yo hubiese conocido al único hombre que amé en el momento adecuado, sin duda habría vivido ese amor integro de la historia expuesta por usted.
    Es más en este minuto estaría abrazadita con él, regaloneando y amando cada parte de su cuerpo y su ser. Pero para mi pesar, él ya tenía una vida hecha a la que intentó renunciar, pero no lo logró , ¿Cobardía, inseguridad, bienestar económico? no lo sé... Pero no lo hizo... y así vivo, alimentándome de recuerdos vividos y soñando con lo felices que pudimos ser... yo habría dormido abrazada a él por el resto de mis días.
    En resumen creo que el amor verdadero amor existe siempre y cuando la pareja lo haga real en el pacto de amor que se profesan de manera voluntaria el uno con el otro.

    ResponderEliminar