viernes, 6 de mayo de 2016

Taller de Habilidades parentales y otras hierbas



Estimados amigos:

El tema de las habilidades parentales ha sido recurrente en algunos artículos, y especialmente en las consecuencias a futuro de nuestros hijos.

Sólo para complementar aquello, y dirigido muy especialmente a mis alumnos de la escuela de trabajo social, adjunto remito dos herramientas que les puedan ser de utilidad, especialmente para aquellos profesionales que se desempeñen en colegios o en lugares con participación de padres.

El primero es un taller para padres y apoderados referido a habilidades parentales. El taller está hecho, con las instrucciones de como ejecutarlo, que materiales se necesitan, la organización de los grupos, etc. es un taller de habilidades parentales listo para ejecutar.

La descarga del taller la pueden realizar desde la siguiente dirección:

http://img110.xooimage.com/views/0/4/c/manual-de-taller-...rentales-4f4bf45.pdf/

El sitio está en francés, pero es muy seguro. Deben pinchar donde dice "telecharger"  para descargarlo

El segundo, es una recopilación de libros de distintas temáticas del área social que sin duda les pueden ser de utilidad en diferentes aspectos de nuestra vida profesional

https://onedrive.live.com/?id=1166615D37431B4B%211051&cid=1166615D37431B4B

Un abrazo a todos

lunes, 7 de marzo de 2016

Características de la ruptura sentimental






Estimados amigos:

Las reacciones que se generan ante una ruptura sentimental son equiparables a las que ocurren con la muerte de un ser querido. La pérdida del amor añadido a la monotonía, el aburrimiento, la falta de interés o innumerables variables, hacen que a veces se desencadene la ruptura, la cual lleva a una serie de reacciones psicológicas similares a las del duelo.

 La reacción a la ruptura  sentimental es específica de cada persona, y por tanto, una experiencia única en cada sujeto. Esto trae consigo parálisis psicológica, desorientación y una enorme sensación de vacío. Por tanto, nos referiremos al shock sentimental (término acuñado por Gullo y Church en su famosa obra del mismo título), como el proceso colateral a una ruptura amorosa Gullo y Church han encontrado que el grado del shock sentimental es directamente proporcional a la intensidad del compromiso existente en la pareja. 

A lo largo de sus vidas, las personas pueden sufrir muchas pérdidas, pero si no están profundamente vinculadas no sufrirán un shock sentimental intenso. En esos casos, se puede sentir cierta tristeza, pero no experimentar el grado de sufrimiento emocional característico de un shock sentimental profundo.

Se estima que la experiencia del shock sentimental tarda alrededor de un año en completarse, aunque no es extraño que la experiencia requiera más tiempo. Por lo general, el tiempo necesario está determinado por la cantidad de tiempo que uno ha pasado con la otra persona y por la profundidad del compromiso. Por ejemplo, las parejas que han convivido o que se han visto durante sólo un año tendrán un shock sentimental más breve que las parejas que han estado juntas durante algunos años. Las parejas que se divorcian después de veinte años o más, y que tienen hijos, probablemente sufrirán el shock sentimental más prolongado de todos.

Si es normal o no que una persona pase uno, dos e incluso tres años afectado por un shock sentimental depende de su buen funcionamiento personal. Aunque sea capaz de mantener el centro emocional, de actuar y reaccionar razonablemente ante las situaciones y de motivarse a través de rutinas diarias. No es anormal que su tristeza y su sufrimiento emocional continúen durante un par de años. Lo importante es que siga funcionando, tras el shock inicial, mientras las heridas se curan.

El shock sentimental no se convierte en patológico a menos que uno intente reprimirlo o inhibirlo a través de la negación o a través de diferentes formas de exceso, como el consumo de drogas. El fracaso en reconocer y expresar el sufrimiento emocional puede perjudicar seriamente la salud psicológica y la capacidad para formar nuevas relaciones amorosas en el futuro. Uno puede temer que en la siguiente relación se repita la misma secuencia de acontecimientos o, peor aún, dudar de la propia capacidad de amar. 

De todos modos, hacer frente a la experiencia del shock sentimental y comprender lo que falló en la relación puede convertir el dolor en una experiencia de crecimiento y proporcionar ideas y técnicas para afrontar la situación que pueden enriquecer la siguiente relación.

Las consecuencias de un shock sentimental mal resuelto pueden afectar a algo más que a la salud emocional de las personas.

Cuando la vida de alguien está llena de sufrimiento emocional y no se pueden afrontar los sentimientos que acompañan a este sufrimiento, el cuerpo recibe la señal de que esa persona no quiere recuperarse. Los estudios científicos demuestran que la tensión generada por una pena no resuelta, la depresión y la desesperación pueden debilitar el sistema inmunológico del organismo, haciéndolo más susceptible a la enfermedad.

Según los autores anteriormente mencionados, los síntomas del shock sentimental se desarrollan según una pauta previsible que puede dividirse en seis etapas: shock, pena, adjudicación de la culpa, resignación (o etapa del “adiós”), reconstrucción y resolución.

Veamos brevemente qué sucede en cada una de ellas:


 Shock: 

La persona experimenta una sensación de paralización, desorientación e incertidumbre. Siente que su vida parece estancada, y centra su atención en la pérdida. A veces, puede sentirse sin ganas de comer o dormir. Esta fase puede durar entre un día y un mes, rara vez más tiempo.
Finaliza cuando brotan la abrumadora sensación de pérdida y la pena.


 Pena: 

En esta etapa la persona no sólo se lamenta por la pérdida del amado/a, sino también por todo el tiempo que convivieron, los sueños que compartieron y la promesa truncada de una vida en común. En esta fase es normal que aparezcan la irritabilidad y el mal humor en el trato con los
demás. También se puede sentir el impulso de telefonear a la otra persona, aunque sólo sea para escuchar su voz, en este aspecto, la persona está desesperada por mantener algún tipo de contacto, por irreal que sea. Es normal que en esta etapa también se sienta muy deprimida, e incluso se desarrolle una depresión. Normalmente es en esta fase cuando la persona necesita más ayuda terapéutica


 Adjudicación de la culpa: 

Cuando la pena disminuye, la persona siente la necesidad de encontrar algún sentido a lo que ha ocurrido. Es en este momento cuando empieza a analizar lo que salió mal y pasa a la tercera etapa, la de decidir de quién es la culpa. También es posible que analice las circunstancias de su vida en general (problemas económicos, tensión en el trabajo, etc) y que las culpe a ellas del evento. Junto con el dolor, la emoción más fuerte que se sentirá será la ira, que puede manifestarse a través de diversas conductas tales como el abuso de alcohol o la promiscuidad. La ira puede ir dirigida bien hacia la otra persona por el daño que le ha causado, bien hacia sí misma, que se considera un fracaso.


 Resignación (o etapa del “adiós”): 

El paso desde la adjudicación de culpa hasta la resignación puede ser la transición más difícil del shock sentimental. Se le suele denominar también la etapa del “adiós” porque la persona afectada está en condiciones de decir “esta persona ya no está en mi vida; puedo pesarme el resto de mis días lamentándome o enfadándome, o puedo seguir adelante”.
Aunque parezca que lo peor ya ha pasado, no es extraño quedar atrapado en esta etapa. Así mismo, suele ser frecuente que la persona no sienta ninguna motivación porque realmente se sienta agotado. Es importante que la persona se de ánimos a sí misma para pasar a la reconstrucción.


 Reconstrucción: 

Una vez que la persona ha comenzado a reconstruir activamente su vida, lo peor del shock sentimental empieza a remitir. En este punto, la persona se da cuenta de
que pasa más tiempo alegre que triste. También recupera la concentración y trabaja para corregir los hábitos que adquirió forzado por su estado durante el shock sentimental. Vuelve a sentir que su vida le pertenece otra vez, y centra su atención en reconstruir su equilibrio. Algunas de estas personas se centran en sus propias necesidades por primera vez en la vida, y seleccionan a la persona con la que compartirán el tiempo, de modo que pueden amar de una manera saludable y equilibrada.


 Resolución: 

Con esta etapa comienza un nuevo ciclo vital e la persona afectada. Ésta ha resuelto el conflicto y el trastorno que le ha acompañado desde el inicio del shock sentimental.
Su vida vuelve a encauzarse, pero toma un rumbo diferente debido al desarrollo personal que ha tenido lugar mientras atravesaba todas las etapas del proceso. En este momento la persona puede decidir el inicio de una nueva relación amorosa. De no ser así, ahora tendrá más confianza en su capacidad de crear su propia felicidad y de cuidarse por sí misma.







Actualmente no está claro si la naturaleza del ser humano es estar o no en pareja durante toda la vida. Existen tanto argumentos que juegan a favor de una relación duradera como argumentos explicativos de por qué una relación no es duradera y está destinada al fracaso. 


Entre ellos, son interesantes lo señalados por Coca y Betés (2008):
Según estos autores, algunos de los motivos que perpetúan una relación de pareja condenada al fracaso son: 



 La separación de la pareja va a provocar un cambio de una situación económica sin preocupaciones, a otra más agobiante y menos holgada. Este hecho no solo puede alargar la permanencia juntos, sino también dificultar la separación.




 Si existen hijos, es normal que se aplace la separación e incluso se demore eternamente por miedo a que alguno de los hijos sufra problemas psicológicos.




 Puede ocurrir que algo tan cotidiano como tener un sentimiento de fracaso, de soledad o miedo al vacío haga que uno de los dos miembros de la pareja minimice las diferencias y problemas que existen en la relación con tal de no enfrentarse a una realidad que, según imagina, le será mucho más complicada de llevar adelante en soledad.




 Aunque cada vez menos, el “qué dirán” puede condicionar a la pareja hasta el punto de que prefieran mantenerse unidos antes que estar en boca de los conocidos y familiares.




 Siguiendo al refranero, “el cariño lo hace el roce”. Sin embargo, esta habituación a la otra persona no necesariamente acabará en amor, por lo que se pueden llegar a hacer heridas






Del mismo modo, existirían razonamientos para explicar por qué una relación no es duradera, entre ellos:



 La evolución divergente de la pareja. Con el paso del tiempo, las personas evolucionan y toman rumbos en sus vidas que quizás anteriormente no se tomaron. Si se evoluciona en la misma dirección que la pareja, los nuevos caminos podrán recorrerse cogidos de la mano. Sin embargo, cuando la evolución no es paralela, los dos miembros de la pareja pueden darse cuenta de que no tienen tanto en común.




 El aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados. El hombre ha pasado de tener una esperanza de vida de cuarenta años en el siglo XIX, a tenerla de ochenta actualmente. Esto implica que se haya hecho consciente que el hombre pueda vivir varias vidas en esta, y que su tendencia natural le lleve a explorar otras alternativas, algo que antes no podía hacer, y que afecta muy directamente a las relaciones de pareja




 La caducidad intrínseca del matrimonio. Cuando los hijos alcanzan una edad determinada, se independizarán, cumpliéndose de esta manera los objetivos biológicos de la pareja. Esto suele ocurrir cuando éstos alcanzan la mayoría de edad. Sin embargo, y a pesar de que actualmente los jóvenes prolongan la estancia en el hogar de sus progenitores, la sensación de “tarea concluida” que experimenta la pareja suele darse del mismo modo. Asociado a este fin de la tarea paterna puede ir asociado el fin de la pareja creada para ayudar a crecer a los hijos, lo que puede precipitar una separación.




 La institución matrimonial en el cristianismo. La duración del sacramento del matrimonio “hasta que la muerte nos separe” era, en la época de su institución (principios de la era cristiana) de unos 10 -15 años, intervalo que coincide con la edad media de los matrimonios en la actualidad (12,8 años).

Es decir, a nuestros antepasados el matrimonio les duraba “toda la vida” porque se morían antes.



 La igualdad de oportunidades de los miembros de la pareja.

Con la emancipación de la mujer en el siglo pasado, entró en vigor un nuevo tipo de matrimonio. Actualmente ambos miembros tienden a ser igualmente productivos económica y socialmente, lo que supone una mayor autonomía y menos ataduras para el momento de tomar decisiones sobre el futuro de la relación.



 La consideración social del divorcio. Si hace un tiempo era común que una persona separada o divorciada fuera señalada con el dedo, actualmente esto se ha normalizado y goza de aceptación social.




 La pérdida de los sentimientos de culpa y de baja autoestima después de la experiencia de ruptura. El sentimiento de fracaso, si está bien elaborado, facilitará la maduración del individuo y se convertirá en una experiencia útil para el futuro, y podrá ayudarle a no repetir errores con su futura pareja.




 La toma de conciencia social de la frecuencia de divorcios y de los problemas legales que conlleva la separación. La percepción de que la separación amistosa es una salida a la crisis de pareja que conlleva menos traumas psicológicos de cada uno y es menos costosa facilita las separaciones rápidas.




A todo esto habría que añadir variables como: la predisposición de algunos gobiernos a realizar divorcios rápidos, los cambios radicales en las relaciones sexuales que se suelen dar a partir de determinadas edades (en ese sentido, podemos nombrar al “efecto Coolidge”), la predisposición del hombre (como animal evolutivo) a la procreación y la promiscuidad, etc.


¿Qué opinan uds.? ¿Han pasado por estas etapas? ¿Cómo han logrado recuperarse de una ruptura sentimental?

Un abrazo

El equipo de No Cruces el Río con Botas.NET

Fuente: Material proporcionado por Inefoc

jueves, 29 de octubre de 2015

Cómo romper su adicción a una persona cuando sabe que debería dejarlo y no lo hace






Estimados amigos:


   El tema de los amores perros no es nuevo en este blog. Ya con anterioridad lo habíamos tratado cuando nos preguntábamos si era conveniente volver con una ex pareja, o cuando lo relacionábamos con nuestra autoestima.

En ese contexto. debemos recordar a cada uno que no existen recetas mágicas para evaluar la conveniencia de una relación. A veces sí, y a veces no. Lo dramático del caso, es que a veces sabemos que debe ser "no"

Lo concreto es que llegado ese momento, a pesar de nuestros más sinceros esfuerzos por olvidar, seguimos atados a una persona en particular como si nuestra vida dependiera de la existencia de esa persona, y de que él o ella mantenga un interés en nosotros a pesar de lo perjudicial que ya hemos probado que esa persona se mantenga a nuestro lado.

Nuestra razón nos dice que es nefasto que estemos con esa persona. Los hechos demuestran que no se corresponde ni siquiera remotamente con los esfuerzos que hemos puesto en merecer una relación equivalente. Mentiras, burlas, comportamientos irresponsables de todo tipo. En algunos casos violencia. Pero a pesar que los hechos están a la vista, sencillamente pensamos y sentimos que nada podemos hacer para desligarnos de ese ser y que nuestra vida es imposible de seguir si no se encuentra a nuestro lado. Lo justificamos y seguimos adelante en un camino que nos llena de sufrimiento.




¿Qué es lo que está pasando?

La respuesta es sencilla.

Nos hemos convertido en adictos a una persona.

Como muy bien lo sabemos los trabajadores sociales y los profesionales que se han desempeñado en el área, romper el círculo de la adicción, cualquiera que fuera su naturaleza, está bastante remotamente lejos de ser fácil.

En ese contexto, en nuestro diario recorrido por Internet, dimos con un post en una red social que compartía un libro que hoy nos tomamos la libertad de compartir con uds. Ignoro el tema de los derechos de autor de esta publicación, por lo que si alguien se siente perjudicado, es cosa que lo diga y retiramos la entrada. Pero en lo inmediato, nos parece una muy interesante publicación titulada precisamente ¿Cómo romper la adicción a una persona?

Se contextualiza el problema, y se dan interesantes consejos como por ejemplo, el cómo romper con alguien casado con otra persona, o como romper un matrimonio adictivo, entre varias otras temáticas.

Un material de ayuda bastante útil que pueden descargar desde este enlace    Lamentablemente el sitio de descargas no está en español, por lo que si se pierden, deben pinchar donde dice "Télécharger" para descargarlo. El sitio de descargas es seguro y el pdf está en español desde luego.

Finalizamos con las palabras del autor en la introducción....

Cuando no sabe si continuar una relación o un matrimonio...
Cuando sabe que debería dejarlo y no lo hace...
Cuando se pregunta qué es lo que le hace permanecer en la relación...
Cuando cree que quizás sus esperanzas son irreales...
Cuando duda de que su amante casado vaya a dejar realmente a su mujer o marido...
Cuando cree que no puede vivir sin esa persona...
Cuando piensa que nunca más encontrará a otra persona... 


Tal vez por acá encuentre la solución

Interesante y recomendable material de apoyo

¿Alguno de ustedes se ha encontrado en esta situación?  Sus comentarios son invaluables

Un abrazo, el equipo de No Cruces el Rio con Botas . NET


lunes, 7 de septiembre de 2015

¿Debemos tener verguenza de nuestro cuerpo en el sexo?


Estimados amigos:

  La pregunta del enunciado nace nuevamente de otra discusión en los debates de clases, las que como normalmente sucede, comenzamos hablando de una cosa y terminamos en los más diversos temas del mundo social.

Me permitiré partir con una experiencia de un colega profesor que me pareció importante de compartir.


 Hace ya muchos años, cuando estaba saliendo de la adolescencia, le tocó alternar como pareja  con una mujer que era algunos años mayor que él. No muchos, alrededor de 13 o 14 años, pero el caso es que me contaba que su compañera había tenido varias operaciones, y producto de ellas había quedado con importantes cicatrices en su abdomen.

Asimismo, después de haber tenido dos hijos, sus pechos eran algo caídos y no perfectamente redondeados como era su ideal.

Sucede que cada vez que iniciaban alguna íntima experiencia, ella no dejaba que él le tocara los senos, ni muchísimo menos que los besara o tuviera algún tipo de contacto con ellos. De igual manera, si la posición sexual consistía en que ella se subiera arriba, lo primero que decía era "no me mires los tajos", obligándolo a cerrar los ojos o derechamente colocar su palma  sobre los ojos de mi colega.

Como comprenderán, en esas circunstancias el disfrute de la vida sexual no era placentero para ambos, y a pesar de hacerle mención en reiteradas ocasiones que poco era lo que importaban ambas características, nunca dejó de ejercer la presión mencionada, lo que terminó finalmente arruinando la relación.

Mi colega profesor finalmente comentaba "traté de hacerla entender por todos los medios, pero finalmente no puedo estar con una mujer que no se quiera a si misma y nada haga en tal sentido arrastrándome a mi a su precipicio".

El caso no deja de ser interesante de análisis, habida consideración que en la relación sexual, como hemos planteado ya en reiteradas ocasiones, todo vale si están de acuerdo, informados, y entre personas adultas.

En primer lugar, hay que comentar que si llega el momento de estar desnudos, el hombre NO estará preocupado de sus cicatrices o de la redondez o flaccidez de sus senos. Les puedo asegurar que las preocupaciones del hombre son de otra índole y dicen relación con el disfrute mutuo si la pareja está bien complementada en el aspecto emocional.

Si la mujer se encuentra algo gorda por ejemplo, no debería tener ningún complejo de ello en la relación sexual. Su pareja ya la ha visto vestida y ha apreciado su silueta. Nada de lo que hay abajo de la ropa es demasiado diferente de lo que hay arriba  de ella, por lo anterior, el mensaje es no tener verguenza de nuestros cuerpos al tener cualquier tipo de contacto sexual, sino por el contrario, disfrutar plenamente el momento que ustedes, como todos, se merecen.

Si llega el momento en que una pareja desea estar desnudos con ustedes, es porque esa pareja ya ha evaluado con anticipación si son deseables para ello. Prejuicios como los planteados sólo contribuyen a minar la relación y a frenar el desarrollo sexual.

No tengamos verguenza de nuestros cuerpos en el sexo, el único requisito al respecto es el de mantener una higiene adecuada. Todo lo demás sencillamente sobra

Un abrazo

El equipo de No Cruces el Río con Botas. NET

martes, 21 de julio de 2015

¿Es conveniente volver con un ex? ¿Debemos volver con una anterior pareja?






Estimados amigos:

Nuevamente la diaria discusión con mis jóvenes alumnos trae a colación una problemática por la que se enfrentan muchas parejas y cuya decisión sin lugar a dudas trae consecuencias sobre terceros, las que en la normalidad de los casos son dificiles de predecir.

¿Debemos volver con un ex? ¿Es conveniente volver con anterior pareja?.... La verdad es que en la discusión con mis alumnos el tema era de amplio debate.

Como de costumbre, las opiniones estaban divididas. Por un lado, un grupo importante planteaba que no, que no era conveniente volver con una pareja anterior basándose en una serie de razones, las que mas o menos resumidamente las podemos encontrar en este excelente post que resumimos a continuación, y cuya fuente la podemos encontrar en este enlace.

El post dice...

  1-Será lo mismo o peor: Las segundas partes siempre son o más de lo mismo o sinceramente el chacreo de la primera parte.

2-Tus amigos seguramente lo odian: Un clásico femenino es que después de terminar, le contaste a tus amigos más cercanos (seguramente con llanto incluido) todo lo que sufriste por ese inmundo bicho…. Bicho que ¡oh! Ahora es lo máximo, te tomará tiempo (si es que lo llegas a lograr) que tus amigos lo vuelvan a aceptar.

3-Tu familia lo desprecia: Lo mismo que el punto anterior, pero nivel Dios.

4-Él no ha cambiado en nada: La gente puede mejorar, es cierto, pero no hay hombre que un día se duerma un cobarde y a la mañana siguiente se despierte valiente. Esas cosas son no más, y si él no se la jugó por ti en la primera pasada, ¿por qué lo haría ahora?

5-Tendrás que bancarte todo lo que pasó durante la separación: Por ejemplo si él tuvo otra novia, andante o amante, si él se hizo de un nuevo círculo de amigos que a lo mejor no te agradan, si él habló pestes de ti, etc etc etc.

6-Tendrás miedo que no vuelva a funcionar:  Durante cada nueva pelea o discusión te vendrán las dudas y la angustia, porque si se terminó una vez ¿por qué no se puede terminar de nuevo?

7-Nace saco de idiota y muere saco de idiota: Creo que con eso lo dijimos todo.


Si bien es cierto, gran parte de lo planteado es totalmente cierto, la otra mitad de mis jóvenes alumnos planteaba sus reticencias con respecto a algunas cosas comentadas.

El punto uno y el cuatro apuntan exactamente a lo mismo, esto es, a la capacidad de cambio de tu ex de tal manera que se pueda tener un mínimo de esperanza en la nueva relación. Acá, el segundo grupo planteaba que si bien es cierto las personas no cambian su esencia, sí pueden cambiar sus intereses, sus valores o sus normas de comportamiento cuando se ha sufrido una importante crisis, situación que todos los profesionales del área social hemos podido sin duda constatar. En ese contexto, cuando la separación ha servido a ambos para aquilatar las cosas y definir las prioridades, una nueva oportunidad en la pareja no parece ser una opción descabellada. Son muchas las parejas que han decidido darse una nueva oportunidad y efectivamente les ha resultado.

El punto crucial es determinar si efectivamente se han aquilatado.

Las preguntas a este respecto parecieran ser.... ¿Qué tanto le importó la separación a cada uno de los miembros de la pareja?

Cuando existe una certeza de que efectivamente ha habido un proceso de introspección profunda en ambos, que los haga decidirse a reanudar la relación en términos claramente definidos y aceptados por los dos, es perfectamente válido darse una nueva oportunidad.

Pero cuando esa certeza no existe, cuando por ejemplo vuelve de la noche a la mañana haciendo exactamente lo mismo que había hecho en anteriores oportunidades, o cuando existen dudas por parte de uno de los dos, entonces es mejor a pesar del sufrimiento que puede implicar, decir que no y cerrar definitivamente la página, capítulo y libro que puede implicar esa determinada relación, por muy importante que esta haya sido.

Cualquiera que haya sido el caso, es importante destacar que en el caso que la pareja decida continuar la relación con los méritos para ello, esto es, con la existencia del período de introspección, el cambio valórico que aparejará un cambio conductual, y la total inexistencia de dudas por parte de ambos, la pareja deberá lidiar necesariamente con los otros puntos planteados en el artículo. A este respecto, tal vez el punto 1 y 2 no sea mucho lo que te interesen, pero sin duda los puntos 5 y 6 estarán vigentes durante un largo tiempo, que solamente ese tiempo se encargará de atenuar.

Para responder entonces la pregunta planteada como título de este post, la respuesta más adecuada sería entonces...  "depende"

Depende de las circunstancias y de las personas, y en eso hay que tener cuidado. Las vivencias son únicas, y cada persona es distinta. por lo anterior, temo que de nada sirven las experiencias ajenas. Si al respecto a vuestras amistades les ha ido bien, o les ha ido mal en una decisión al respecto, nada significa que a uds. les vaya a ir de la misma forma en análogas circunstancias.

Las únicas personas que pueden aquilatar la situación en base a las experiencias que viven son uds. mismos.

Por lo tanto.... "depende"... a veces sí y a veces no

Y uds. qué creen?  ¿es conveniente volver con una ex pareja? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

Un abrazo

El equipo de No Cruces el Río con Botas.NET


jueves, 25 de junio de 2015

¿Existe el amor verdadero?

Estimados amigos:


En nuestro diario recorrido por Internet me encuentro con este otro buen artículo acerca del mito del amor, el que quisiéramos compartir a fin de comentar algunas impresiones.



El artículo, cuya fuente original la pueden encontrar desde este enlace y que desde ya les invitamos a visitar por sus excelentes artículos en el área de la sexualidad, dice lo siguiente:

Con cuántas de las siguientes frases se identifican tú y tu pareja?:
1.- Ambos sentimos que hemos encontrado a la persona que esperábamos
2.- Estamos seguros que seguiremos amándonos así toda la vida
3.- Ninguno de los dos nos sentimos atraídos por otras personas
4.- Cuando estamos juntos nos olvidamos del resto del mundo
5.- Queremos pasar el máximo de tiempo el uno con el otro y tratamos de hacerlo todo juntos
6.- Nuestro amor no variará haga lo que haga el otro
7.- Nuestro amor es tan fuerte que ningún obstáculo se interpondrá entre nosotros
8.- Sabemos sin palabras lo que le pasa a nuestra pareja
9.- Los dos hacemos lo posible por evitar que el otro se frustre
10.- Ambos estamos dispuestos a hacer cualquier sacrificio el uno por el otro

Muchos creen que si realmente es un amor de verdad deberían fluir de forma natural estas diez condiciones. Pero todas ellas no son más que expectativas irracionales  provenientes de nuestra visión idealizada del amor romántico, las que inevitablemente perjudicarán tarde o temprano nuestra relación de pareja. En el fondo todas estas frases están reflejando distintos mitos en torno al amor, mitos que hasta tienen su propio nombre:  
1.- Mito de la Predestinación: creer que existe una única persona correcta en nuestro destino (Alma Gemela), de la que nos enamoraremos a primera vista y con la cual compartiremos fluidamente gustos y valores
2.- Mito de la Eternidad: creer que todo lo que sentimos hoy permanecerá exactamente igual e inalterable a lo largo de toda nuestra vida, que la magia será eterna
3.- Mito de la Monogamia: creer que por estar enamorados desearemos todo el tiempo exclusivamente a nuestra pareja y que no nos atraerá nadie más
4.- Mito de la Alienación: creer que amar significa estar tan compenetrados con el otro que todo el resto del mundo pasa a ser secundario
5.- Mito de la Simbiosis: creer que deberíamos priorizar siempre el estar con el ser amado y preferir hacer todo lo que sea posible juntos
6.- Mito de la Incondicionalidad: creer que deberíamos amarnos cualquiera sea el comportamiento del otro, ya que deberíamos aceptarnos plenamente tal como somos
7.- Mito de la Omnipotencia: creer que nuestro amor es tan poderoso que juntos podremos superar sin mayores dificultades todos los problemas de la vida
8.- Mito de la Omnisapiencia: creer que deberíamos conocernos tan bien que podamos adivinar automáticamente lo que el otro quiere, o lo que le disgusta o le hace sufrir
9.- Mito del Altruismo: creer que deberíamos generosamente darnos mutuamente todo lo que necesitamos para ser feliz, cuidarnos, apoyarnos y evitarnos las frustraciones, sin pedirnos nada a cambio
10.- Mito de la Inmolación: creer que deberíamos estar dispuestos a hacer abnegadamente cualquier esfuerzo el uno por el otro, aunque sea a nuestro propio costo
Pareciera entonces que estuviésemos atrapados en el Mito de la Equivalencia, el cual nos lleva a creer que aquello que sentimos en una primera etapa de una relación de pareja debería perdurar igual toda la vida y que, si se desvanece con el paso del tiempo, significa que no era amor verdadero o que somos incompatibles. En otras palabras, confundimos las intensas Sensaciones propias de la fase del Romance inicial con el Sentimiento profundo de Amor que es propio de la etapa siguiente.
Arrastrados por esta confusión son muchos los que abandonan a su pareja cuando la intensidad romántica decae, frustrados por continuar dentro de una relación que ahora les parece mediocre. Emulando al Mito de Sísifo (ver artículo en el Blog), están convencidos que la próxima vez sí que encontrarán a ese alguien tan especial con el cual podrán seguir eternamente sintiendo esas mágicas maripositas en el estómago. Y en ese afán corren esperanzados en pos de una nueva ilusión que ineludiblemente también les será elusiva


Debo comentarles que una sensación de desolación me embargó después de leerlo.

Hace pocos meses, la orientadora de un colegio donde me desempeñaba como trabajador social, una mujer de unos 55 años aproximadamente, nos comentaba en una reunión lo feliz que ella había sido en todos sus años de matrimonio.

El marido, también profesor y a la sazón encargado de la unidad técnica pedagógica del colegio, la había conocido allí mismo cuando hace como 30 años llegaron ambos, cada uno por su lado, a iniciar labores docentes en esa Institución. Nos comentaba en esa reunión, que nada necesitaba en lo que había sido su vida de pareja.

A pesar de los años transcurridos, aún dormían tomados de la mano y juntos compartían lo que en la lectura corresponde a los tres primeros mitos del artículo, y por lo menos adicionalmente los 4 últimos, por lo que ella planteaba que su amor era realmente ideal.

Cabe hacer mención que adicionalmente, en el colegio tienen la oficina una al lado de la otra.

Ahora bien, si bien es cierto que todo lo que ella ha planteado es digno de admiración por su envidiable felicidad, la pregunta nace entonces...

¿Es este el amor verdadero?

¿Por qué en la generalidad de los casos no se da esta situación y la realidad da cuenta de una etapa siguiente donde hay una aceptación del otro con todas sus virtudes, pero tambien con toda su pequeñez, donde respetamos al otro pero también nos respetamos a nosotros mismos, y donde los problemas son una oportunidad de crecimiento y superación.?

La pregunta final entonces a la que invitamos a la reflexión de nuestros lectores es ¿Existe ese amor ideal? Por la experiencia de la orientadora que les narraba pareciera que sí, no obstante, mucho me temo que ella nos comentó solamente la parte  buena. La parte mala, aquella que los hizo dudar de la validez de la relación y que generó múltiples dificultades y conflictos se guardó muy bien de comentarla, pero es innegable que debe haber existido.

¿Cual ha sido su experiencia en el amor?

¿Sabrían reconocerlo?

Es más... ¿Sabrían reconocerlo y no dejarlo ir?

Un abrazo, el equipo de No cruces el rio con Botas.NET

jueves, 11 de junio de 2015

Un juego para móviles donde debemos ser un político corrupto. ¿Lo merecemos?

Estimados amigos:

   En nuestro diario recorrido por Internet, y desde el excelente sitio wwwhatsnew.com , nos encontramos ante este juego para teléfonos en el que debes jugar a ser un político corrupto.

 El artículo dice lo siguiente:

Con el objetivo de llamar la atención y destacar los escándalos relacionados con la corrupción de nuestros políticos, tenemos un juego, para android y iOS, que vale la pena mencionar.
Se trata de Alcalde Corrupto, un juego tipo clicker en el que tenemos que juntar dinero (mucho dinero) y guardarlo en Suiza, siendo necesario realizar contratos ilegales, tomar decisiones que opriman al pueblo y echar la culpa al anterior gobierno, comprar jueces, callar a periodistas, realizar acuerdos con delincuentes.. una serie de acciones que “nada tienen que ver con la dulce realidad”.
En el juego es posible ver frases reales dichas por políticos (“hemos trabajado mucho para saquear este país”, “Viva el vino”, etc.), así como sacar un extracto de la cuenta en Suiza para poder presumir, siempre y cuando no lo vea el juez.
Para juntar dinero podremos encontrar billetes de todo tipo, generarlo de forma “responsable” y llegar, así, al objetivo de muchos de los que trabajan en la categoría: conseguir solucionarse la vida a costas de la población.

Más allá de la evidente sátira del juego, este nos puede servir para efectuar algunas reflexiones sobre las deficiencias del sistema político en general. En Chile, por estos días la credibilidad de todos los sectores políticos está en el más bajo nivel desde hace muchísimos años. Los casos de corrupción ligados a la izquierda y a la derecha por igual han hecho perder la confianza del sistema, y de no mediar un cambio sustancial, la deserción en el acto de asistir a votar aumentará de manera considerable.

La respuesta del mundo político es sugerir nuevamente el acto del sufragio como obligatorio, lo que de todas maneras mueve a risa y burlas en quienes no asisten a ese acto ciudadano. Se pretende  obligar a votar en lugar de efectuar actos creíbles que motiven la asistencia  a las urnas, que sería lo que a la manera de ver de quién suscribe, lo más obvio y razonable para recuperar la credibilidad del sistema.

Ahora bien, ¿qué estamos haciendo nosotros, los simples ciudadanos para lograr este cambio? Hay un dicho que dice que los ciudadanos tienen a los gobernantes que se merecen, y esta afirmación no es gratuita.

No hace mucho tiempo atrás esperando mi turno de atención en una de las dependencias del supermercado, me toca observar a un padre con dos hijos pequeños que también esperaban su turno. Los hijos deberían andar por los seis u ocho años. En un momento determinado, llaman a un número que se demoró en contestar. El padre, que tenía un número varios turnos más atrás, aprovechó la oportunidad y dijo que él tenía ese número con la obvia intención de ser atendido de inmediato y no esperar la cantidad de turnos que debería hacerlo. Cuando la dependiente iba a comenzar a atenderlo, apareció el verdadero poseedor del número reclamando su atención, y luego de ser realizadas las verificaciones, dejando en evidencia al padre, este respondió sencillamente con una sonora carcajada. Como es obvio, ninguna disculpa o gesto de arrepentimiento, sólo una carcajada.

Lo interesante (y desde luego muy lastimoso) del caso, es que ambos niños nunca dejaron de mirarlo. Sus ingenuas mentes desde luego no compartieron la risa del progenitor, sino que lo miraban con curiosidad. La conclusión es obvia, y dice relación con que a través del proceso de replicación de modelos, tendremos a dos sinvergüenzas más en este mundo a los pocos años conjuntamente con el padre que sin duda ya lo es. 

El ejemplo puede ser banal, pero no deberíamos olvidar jamás que los hijos copian nuestras conductas, actitudes, normas y valores. Y directa o indirectamente, lo que aquel padre consideraba como una jugarreta, sienta las bases para un degeneramiento profundo del sistema.

Por lo anterior, surge la pregunta final a raíz de la presentación del juego para teléfonos móviles... ¿quienes tienen realmente la coherencia para pedir el cambio de la corrupción política?

Ojalá que sean muchos más de los que yo me imagino

A propósito, el juego para Android puede ser descargado desde acá, y para IOS, lo pueden hacer desde este enlace

Un abrazo

El equipo de No Cruces el Río con Botas.NET

viernes, 29 de mayo de 2015

Límites, normas y anécdotas familiares

Estimados amigos:

Ya en ocasiones anteriores hemos hablado de la importancia de las normas y límites de la familia, y como esta define el accionar de cada uno de sus miembros.

Lo comento dado que a raíz del reciente cumpleaños de vuestro servidor, con la familia se hicieron diferentes recuerdos de anécdotas y vivencias ocurridas en los últimos años.

En este contexto, y con los conocimientos que nos ofrece la vida académica, es interesante visualizar como dichas vivencias pueden efectivamente analizarse bajo una óptica integradora de los aportes teóricos que son entregados en la Universidad.

No es el objeto de este blog el aburrir a nuestros lectores con consideraciones académicas de teoría de familia y otras hierbas, sino solamente compartir un par de recuerdos que podrían ser analizados con mis jóvenes alumnos en un contexto académico.
La tarea para ellos queda planteada, dado que este siempre sufrido y nunca bien comprendido personaje que les escribe, al realizar un análisis del proceso de socialización diferenciada, puede servir de base para interesantes reflexiones

Se pueden plantear algunos ejemplos a este respecto:

En los inicios de la relación es este servidor quién se encargaba del lavado de la ropa familiar y del aseo de la casa. La figura femenina cooperaba en lo doméstico con el planchado y lo referente a la cocina. Si bien es cierto que en la actualidad se cuenta con servicio doméstico para los referidos menesteres, sigue siendo quien les habla el que supervisa el lavado y aseo, y la figura femenina la supervisión del planchado y cocina.

Por otra parte, ambos cónyuges han trabajado desde el inicio de la relación, y la administración del dinero familiar por común acuerdo, ha recaído siempre en la figura femenina. Excepción a esto último fue un período de un mes en que se quiso comer fuera y no había dinero en la cuenta. Luego de una violenta discusión, quien les escribe se hizo cargo de la administración financiera del hogar. Sólo duró un mes en esas actividades porque con posterioridad hubo que estar un año entero pagando el préstamo que hubo que sacar para pagar la deficiente administración financiera en ese período. Al cabo del mes, la tarjeta le fue devuelta a la figura femenina, la que la recibió sin decir palabra y con la más irónica de las sonrisas, ocasionando a su vez la más grande de las humillaciones para este sufrido servidor, se debe decir.    

Con respecto a los roles familiares, es interesante comentar el proceso de compra en la feria. En los inicios de la relación, era quién les habla el que realizaba estas actividades. Cuando transcurrían dos años de relación, recibió el encargo de comprar papas. Cuando llegó con las papas, los cuestionamientos por parte de la figura femenina fueron inmediatos, y referidos al tamaño de las papas (muy grandes o muy chicas) y a su forma (no eran redondas, no tenían el color deseado, etc.). Este sufrido bloguero hubo de manifestar que no tenía la menor intención de andar con un sextante para comprar las referidas papas, por lo que desde ese momento y en adelante sería ella quién comprara las cosas de la feria. Esta situación se comenzó a cumplir hasta que un lumbago demasiado recurrente por el peso de las bolsas se hizo manifiesto, lo que obliga a retomar las compras en la feria por parte del incomprendido autor de estas líneas.  A pesar de lo anterior, es menester manifestar que en los 20 años siguientes, su servidor jamás ha vuelto a comprar papas, siendo los mencionados tubérculos comprados por ella misma en el supermercado o en el negocio de la esquina. Los alegatos producidos cuando esto ocurre, son fértil materia de otro trabajo. -   

Dejando el proceso de análisis de socialización diferenciada, normas, límites y supuestos explícitos e implícitos a mis jóvenes alumnos, hemos en lo general de manifestar que, tal como lo hemos dicho en anteriores oportunidades, que cada familia es única e irrepetible, como lo son también los seres humanos. No es posible generalizar pautas o supuestos. La realidad es una experiencia subjetiva, y a partir de ahí, de esa construcción, es desde donde comenzaremos todos los procesos de nuestra vida 

Un abrazo

El equipo de No Cruces el Río con Botas.NET

viernes, 22 de mayo de 2015

¿Es conveniente tener sexo con una máquina o un robot?


Estimados amigos:

En nuestro diario recorrido por Internet nos encontramos con esta buena entrada relacionada a la factibilidad de tener sexo con un robot para eyaculadores precoces.

En ese contexto, en la diaria discusión con mis jóvenes alumnos, salen a la palestra una serie de reflexiones relacionadas al área moral.

No obstante, como muy bien lo plantea el artículo, pareciera que la utilización de robot sexuales fuera la consecuencia lógica y/o la evolución de las muñecas para el mismo fin, con la ventaja de que podrían ser usados indistintamente por hombre y por mujeres, dado que en la actualidad, la utilización de elementos externos para las féminas está restringida a consoladores o vibradores, pero poco se utilizan modelos con forma humana.

La pregunta que surge entonces es ¿Qué es lo que podría hacer necesaria la utilización de un robot, como la de una muñeca?

Las respuestas son múltiples y variadas, pero en nada cuestionables. Debemos recordar que en sexualidad nada existe que sea reprobable en la medida que sea entre personas adultas, con conocimiento de lo que hacen y con la suficiente capacidad de raciocinio para entender los riesgos y consecuencias de sus propias actividades.

En ese contexto, la autosatisfacción sexual es totalmente natural. La problemática radica en si se hace compulsiva o va en detrimento de una eventual relación de pareja

Así las cosas, parece ser poco adecuada la crítica. Los robot sexuales ya son una realidad, y con el avance de la tecnología su utilización será cada vez más masiva.

Los usos posibles en el futuro dirán relación con el tratamiento de diferentes disfunciones sexuales, tales como la eyaculación precoz o la anorgasmia, como asimismo la incesante búsqueda de la satisfacción sexual en hombres y mujeres, que por libre voluntad o no, carecen de un compañero sexual.

El futuro tiene la palabra

El equipo de No cruces el río con botas.NET

lunes, 18 de mayo de 2015

Aplicaciones para hacer frente a la violencia de género


Estimados amigos:

El tema de la violencia de género ha sido un tema que hemos tratado con bastante acuciosidad en este blog.

Para complementar este importante tema, especialmente en lo relacionado a la labor de orientación, es que les queremos comentar que en nuestro diario recorrido por Internet nos encontramos con esta buena publicación de un periódico argentino, que hace mención a diferentes aplicaciones para el teléfono relacionadas a la violencia intrafamiliar.

El enlace al artículo lo encuentran pinchando por acá

En ese contexto, encontramos varias que sirven como labor de orientación para identificar los distintos tipos de violencia, y si se es no víctima de ellas.

Quedan por supuesto muchas cosas por desarrollar en el ámbito social y que se minimicen a través de la tecnología, pero lo planteado se constituye como un importante esfuerzo en ese sentido

¿Qué opinan uds.?  ¿Pueden las diferentes problemáticas sociales enfrentarse con la ayuda de la tecnología?

Un abrazo

El equipo de No creuces el río con botas.NET